Mi horóscopo para 2011, harto prometedor...¡Qué bien!


Sagitario las malas épocas quedaron atrás. En este año 2011 Júpiter te está afectando y eso implicará optimismo, y buena suerte en todos los aspectos de tu vida. !Cosas muy buenas llegan para ti!

En el trabajo
Sagitario. Los asuntos profesionales se aclaran. Vienen cambios que aunque puede no los esperes te serán muy provechosos.Un año de el éxito profesional Con tanta energía y optimismo tendrás tendencia a gastar más de la cuenta. Gran capacidad de
trabajo, serás productivo y eficaz.
Tus negocios van a
rendirte beneficios, y además sabrás como reinvertirlo en tu provecho, eres creativo/a. Tienes dotes de mando, si tienes subordinados cuida no ser demasiado brusco a la hora de trasmitir lo que quieres. Tus habilidades sociales te ayudarán en el trabajo. Eres ambicioso eso es bueno pero dosifícate, define tus objetivos o puedes llegar al agotamiento.
En el amor
Sagitario este año logras la estabilidad que tanto has deseado, has vivido momentos insatisfacción y falta de ilusión pero tocan a su fin. La suerte te sonríe. Te sentirás lleno de energía , renovado. Conquistarás a tu pareja con cada detalle. Vais a redescubrir aspectos más profundos de tu relación.
Reavivarás la pasión. Año de bodas, y compromisos. !Felicidades!.Armonía con los demás, las relaciones con la familia te darán momentos felices.

Si no tienes pareja tendrás un dilema porque no será fácil decidirse.Tu personalidad positiva y dinámica hará que gustes. Diversión, posibles viajes donde puedas vivir aventuras maravillosas. Un año prometedor donde te sacudes de viejos complejos y te lanzas de lleno a disfrutar de la vida.
En la salud
Sagitario una cosa lleva a la otra. Tu fuerza, tu energía te lleva a ser a veces precipitado/a y algo imprudente. Vives a tope y tendrás que plantearte decir !Basta!. Tómate un descanso, un tiempo para ti.
Necesitas algo de paz, de tranquilidad para pensar. A veces hay que parar…para tomar impulso. El hígado es uno de tus puntos débiles. Vigila el colesterol y los triglicéridos, procura no abusar del alcohol y vigila tu dieta. El ejercicio es un buen aliado,
quemarás calorías y te ayudará con el estrés. La suerte te sonríe, !Feliz año Sagitario!

Esoterismos.com

Pitiusa


Para darme cuenta de que tus aguas son algo más que azul radiante, tuve que moverme con sigilo, entre las posidóneas y los albatros inmóviles que se recortaban contra el horizonte lleno de calima. Me he mecido por las carreteras de tu parte baja, no tenía medios para llegarte arriba. Y me gustó. Me agradó verte retumbándome en el estómago, con tu ritmo, tus caderas, tu música ensordecedora y los dos adornos de navidad que te colgaban y que al final me llevé escondidos en mi abrigo. Cuando se viaja en avión hay muchas clases de equipaje que sobran y han de quedar atrás.
Te has comido todo mi emperador, yo lo probé, pero me decanté más por el arroz negro. Con él voy tiñendo la península según la atravieso. Te has bebido el agua de mi florero, pero yo me he bebido todas las copas que dejabas en las barras, bailando, robándotelas mientras tú te distraías con las gogós. Quién fuera maniquí móvil para verlo todo desde arriba y no bajar nunca de las nubes rojas que se ven desde la salina.
No olvidaré nunca las nanas que me susurrabas al oído, una, otra y otra vez, te repetías, pero me habría quedado allí entrecerrando los ojos por las penumbras blancas de tus callejones, angostos y sugerentes, aún por explorar, imposibles de captar por mi cámara, pero no por los pelos de mi nuca. Llevan erizados desde que te desayuné tendida sobre la arena, entre las piñas y mis amigas, entre galletas francesas y procesiones fuera de lugar.
Quedé con ganas de más, de todo lo que me dabas y de lo que me enseñaron de ti. Guardo una entrada para atravesar gratis tus murallas de nuevo, tal vez sentarme de nuevo sobre ellas, con una pierna hacia el barranco y la otra plegada entre tu y yo.
Y ahora respira, estírate, cierra los ojos, date la vuelta sobre la almohada y soñémoslo otra vez, como si fuese posible de nuevo.

PD. Dedicado a las mis nenas.

Nieve

Si sacudí la nieve que caía sobre mi falda, era porque también quería acabar sacudiéndola de tu cabeza. Descubrí que ésta había quedado desteñida de blanco. Cabeza blanca en mirada negra. No me gustaba que me oscurecieras tanto, así que fui rauda hacia el dulce ducado de tu pubis. Me senté y esperé, miré, oì, di palmas, a ver si salían palomas blancas de esa gruesa vuvucela silenciosa. Nada de torcaces, murciélagos negros salieron directos y buscando mis humedales, encontraron tierra más seca que Doñana en el verano tardío. Los espanté con mi cola de caballo, pero en vez de asustarse se convirtieron en tu dardo en la palabra. Maldito el día en que aprendiste a dibujarme con el verbo.

Me he cansado de tanta negritud negacionista, de tu necedad impenitente. Ahora brindo por la nieve que no mancha, que me pinta la carretera cada año y me deja dibujar palabras kilométricas con el volante en la mano. Con la otra mano recuerdo cuando jugaba a poner las cinco marchas con tu palanca.

Como yo en el agua

Ni muy fría ni muy caliente, bueno, no engaño a nadie si digo que en realidad muy caliente. Tanto, que cuando meto la pierna izquierda se me ponen los pelos de punta. Luego la pierna derecha, se me eriza todo el cuerpo. Antes me he pesado, sigo pesando lo mismo, desnuda todavía menos. ¿El colgante? En el lavabo, no olvidarlo.

El contacto de nuevas con agua estancada enseguida me cambia el tono físico, hace que me pregunte por qué no me sumergo en agua más a menudo. Sí, el cambio climático y esas cosas, pero... ¡¡Uuuyyyssshhh!! Ya tengo todo el cuerpo, tensión, contracción al contraste de temperatura, relax... Con un dedo del pie jugueteo con el grifo, con un dedo de la mano me reconozco los pechos, y salen más burbujitas que cosquillean desde debajo de mi espalda. Cómo sabían los romanos de baños, de termas y vapores sulfurosos. En general, cómo sabían sobre el "bon-vivre".

Miro al techo, me quedaría así horas, hasta arrugarme y que el agua se conviertiese apenas en un caldo tibio. Quiero quedarme quieta, y pensar en la densidad de los volúmenes, en Newton, y en la araña de esa esquina que parece que esté colocada con el vapor. Pero no puedo estar aquí todo el día, llevo una eternidad y seguro que el PH de mi piel se ha convertido en H2O.

El pelo, la cara, la axila, el pubis, los pies,...cada uno se lleva lo suyo. En remojo la vida es lenta, aunque uno se trate de apresurar, los movimientos son armónicos, acompasados con las ondas del agua. Vuelvo a hacer pompas, sólo salen bien con el gel Magno, el único que siguen fabricando igual que cuando medía la mitad que esta bañera.

Habrá que incorporarse... Cual Venus saliendo del mar, me miro al espejo, mi pelo apenas me tapa el cuello, difícil competir con las graciosas de Rubens. Además, ellas no tenían un albornoz tan suave como el mío. Sería interesante caracterizarse como una de ellas... Sigo echando agua, por el pelo, la cara, la axila, el pubis y los pies. Voy a desahacerme a mi cama, siempre me recoge con mimo y calor.

Una imagen

Conducía. Los árboles se precipitaban sobre la carretera, serpenteante y sinuosa, evasiva, cada vez más lejos de su rumbo, y a la vez deseosa de llevarme hacia un destino incierto en medio de la foresta.
El viento tamborileaba sobre el capó, hacía bailar a las hojas que bombardeaban la luna del coche. Amarillas, marrones, naranjas, rojas, ...¿tal vez fuxias?. Ramas pequeñas, frutos caídos, agua, incluso piedras acosaban mi visión de la ruta marcada.
Traté de distraer el ruido con la música clásica del coche, la única sintonía que llega hasta los rincones más profundos de las sierras en España. Un aria de María Callas, perfecta en su técnica, cálida, perfeccionista, fallecida en lo más alto del honor.
En la calzada sólo cabían dos coches a la vez semi detenidos. Pensé que tal vez debía apagar el cigarrillo, era un riesgo inútil, pero a la vez un placer combinado con la escena.
Detuve el coche. Me estaba mirando, tal vez extrañado por el color rojo de mi vehículo. Tranquilo, pausado, ajeno a la tempestad y a mi música clásica. Acostumbrado a su medio natural. Apagué la radio. Aparté el coche en una orilla, detuve el motor. Suavemente bajé la ventanilla, saqué el brazo con mi cámara de fotos. Una ráfaga inesperada golpeó mi mano contra la puerta y la cámara cayó hecha añicos.
El corzo había huído. No hay mejor cámara que la retina, aún saboreo aquel momento.

Noche ajena

Soñaba que estaba tumbada, que reconocía cada una de mis extremidades, hasta la punta de los dedos de mis pies. Esataba boca arriba, postura poco habitual en mí, normalmente me lo monto con el colchón sin darle tregua alguna. En esta ocasión mi posición era rígida y casi mortuoria. Tanto era así que no podía moverme.
Soñaba que abría los ojos, y mi habitación, a oscuras, era atravesada una y otra vez por brisas personificadas que tapaban intermitentemente los claroscuros. Fuera llovía. Dentro, una verdadera tempestad de nocturnidades amenazantes que rozaban mi piel inmóvil.
Por fin pude abrir la boca, me sentí afortunada de poder emitir un sonido. Iba a gritar, a aullar en pos de socorro, pero lo único que me salió fue un desgarrador rugido, seguido de una toma de aire casi asmática, y de nuevo un rugido... Los espíritus me habían convertido, era otra más de sus presas, un escandoloso ser víctima del aire que aún no ha aprendido a manejar en sus entrañas. Una estatua acordeónica y estruendosa que sólo descansaría cuando...cuando...
Cuando desperté, me di cuenta de que justo ahí, mejilla con mejilla, con un gesto angelical y ajena a mis pesadillas, se encontraba mi dulce abuela, dulce de aspecto, terrorífica e insalvable de sonido. Tan penetrante que en sueños lo había hecho mío. Me pareció injusto evitar aquél estruendo, era parte de ella, de todo lo que ella suponía, e hice lo mismo que otras noches. Me puse tapones y me di la vuelta. Buenas noches.

Cosquillitas raras

Pareceré una maníaca, y un tanto "borderline", pero hay cosas que veo hacer a la gente y me hacen erizar los pelos de la nuca de tanto gustirrinín que me dan. Nunca lo había contado, o sea que podría decirse que esto es poco menos que una exclusiva.
Igual que a Amélie le gusta meter las manos en los sacos de legumbres, a mí me encanta mirar o presenciar ciertas cosas. No sé si confundirlo con excitación, puede que no lo sea. Pero cuando veo que pasan estas cosas, de repente me fundo con el asiento, me relajo y disfruto como una enana.
Por ejemplo, me encanta ver a alguien sacando fotos, con calma, buscando la imagen exacta. Un silencio, una atención prestada y volcada sobre el objeto, una espera, y... ¡click!. El culo se me hace gaseosa, ¿qué le voy a hacer? Da igual quién lo haga, me encanta.
Otra situación es cuando acompaño a alguien que va de compras, a comprar ropa. Al contrario que yo, que voy a tiro fijo, con una lista férrea de prendas anotadas en la cabeza, entro en la tienda, saqueo, me pruebo, desecho, pago y me voy. Pues hay personas totalmente antagónicas a mi sistema. Entran, observan, inspeccionan cada prenda, la tocan, la miran, comprueban sus detalles, los comentan, completamente concentrados en el objeto, y... ¡No la cogen! Así con la siguiente prenda. Cuidadosos y atentos a un objeto inanimado, eso... me provoca cosquillitas en la nuca y es mejor que cinco valerianas en vena.
También me relaja escuchar (ni siquiera mirar) a alguien que lee un periódico concentrado. Las salas de espera para mí, comprenderéis que son la bomba. Una persona, da igual joven o mayor, guapo, feo, o alta... Se sienta, agarra un periódico y comienza a leerlo. Yo miro al frente, pero veo a esa persona con el rabillo del ojo, lo concentrada y relajada que está (porque para leer y concentrarse siempre hay que estar relajado), y de repente, totalmente ajena a todo, pasa una página, lentamente, deleitándose en el movimiento y yo en el sonido del ruidoso papel... ¡Qué relax! Y otra página, y otra... con los periódicos gratuitos el entretenimiento, claro está, me dura menos. Con un libro la hoja no suena tanto. Pero con los periódicos de fin de semana... tengo entretenimiento para rato.
Hay más cosas que me encantan, pero el colmo para mí es cuando alguien coge algo que tengo yo, un peluche, un libro, un cuaderno que me hayan prestado. No tiene ni por qué ser mío. Tal vez es porque alguien presta atención a algo que tengo en mi poder y que interesa... ¡Algo mío que interesa! Hago como que ignoro cuando alguien lo mira o lo revisa... Pero me muero del placer... Cosquillitas en la nuca.
¿Creéis que todo esto es extraño? ¿Os pasa algo parecido? Como éste es un blog de expansión literaria y terapéutica, he pensado que alguien podría darme su opinión. No hago mal a nadie, ¿verdad? Es algo involuntario, pero sigue siendo extraño... Os invito fervientemente a opinar.
Un abrazo a los que me leéis, y una bienvenida a los que me leeréis, jejeje, menos mal que no os estoy viendo, que si no...mmmmm.

Como tú en el agua

Tengo una cuerda floja, se me ha torcido la fibra y el gesto se encuentra zambullido entre mis narices y mi ceño zurcido. Llevo todo el día zambullida en una piscina. Cada vez que salía para coger aire estabas tú ahí, buceando. Estaba esperando que me dijeras algo, que me miraras a las gafas de plástico, pero tan sólo veía tu tubo de snorkle, ...y encima estaba torcido. ¿De verdad respiras bien por la boca? Bueno, por lo menos de esa manera no percibes el olor a humo y nicotina que exhala mi axila.
En fin, que me despido, te dejo reptando por el fondo buscando la última goma del pelo que he perdido, si la encuentras déjamela en la antena de mi coche. Ojo, que la mía no es rosa ¿eh? Bueno, ni tampoco es mío el sujetador que acabas de mangar a la kioskera, claro.
En fin, que ya me despido, que me voy, me ausento, ya no voy a estar, ni estaré después. Oye, que te digo adiós con la mano, mira, y con la izquierda también, mira, con la cabeza y sin manos. Y con los pies. También sé silbar para despedirme, y cantarlo con el corazón.
Nada, que no sales del agua. Se conoce que aún añoras el líquido amniótico. Los dedos te saldrán arrugados, con rayas en las yemas, y picor en la entrepierna, pero que te quiten lo nadado.

Los lunes y los fines de semana

Para afrontar un lunes de otoño primero hay que pararse a madrugar, mirar el último fin de semana y evaluar. ¿Hice lo que quería hacer? ¿Aproveché bien las horas, la cama, la ropa, la comida, los amigos, las sonrisas y las palabras? ¿Estoy sonriendo tontamente mientras lo rememoro? Si la respuesta es "sí", entonces inmediatamente siento que merezco otro fin de semana. Hasta él, necesito reunir los puntos necesarios para y tener el derecho a sacarle el máximo partido. Porque los fines de semana, no son más que dos días y medio como cualesquiera otros días, pero conllevan muchísimo significado para los que podemos disfrutarlos a nuestra medida.
Mientras, la semana se antoja caprichosa e incierta, puede que sea rápida o eterna, pero pasa igual, y no se puede pensar en ella, como en ninguna porción del tiempo como algo para matar, para cerrar fuerte los ojos y rezar a que pase. Yo estuve mucho tiempo matando semanas, descuartizándolas cada noche de diario y menospreciándolas. Pero el tiempo de esfuerzo y trabajo es el que da sentido y el que proporciona tanto placer al tiempo de ocio y descanso.
A menudo recuerdo los veranos de la niñez y la adolescencia, cuando al final de agosto me moría de ganas por volver a merecerme los fines de semana, cuando el descanso y el asueto se tornaban cúmulos y engrudos de aburrimiento y escasez de inventiva para rellenarlos y conferirles sentido.
Lunes no es gris, es un amanecer y un reseteo de fuerzas, una oportunidad para merecer la recompensa y un detonante de la valentía de cada uno.
Buen lunes, buena semana, buen reto.

Construcción (gracias Fer)

Deconstrucción

Tira, con suavidad, tira del intestino a ver si sale todo entero y sin romperse, igual que las mondas de la naranja. Tal vez si le das un certero y último giro de muñeca consigas que salga el estómago. Ahí es donde guardaba las mariposas, aunque ya se han estrellado todas hace tiempo, encontrarás cadáveres de ellas, y tal vez alguna larva moribunda.
Lo bueno de desmontar un cuerpo es que siempre puedes elegir por dónde empiezas, por donde más rabia te dé. La última vez yo me decidí por unos ojos, los miré y los miré, y al final, de tanto deseo, los cogí como cerezas en almíbar. Bueno, los tomé prestados, que tampoco soy tan sádica. Quedaron llorando unas horas, pero la experiencia yo creo que mereció la pena, ahora conozco este precioso órgano mucho mejor.
Puede que la próxima vez me dedique a desenroscar orejas, parecen estar hechas para eso. Podría colocarles unos pendientes "yeyé", los más horteras que encuentre, para probárselos sin que el propietario se dé cuenta, y luego devolvérselas cambiadas.
Dicen que la deconstrucción de los elementos puede dar lugar a inicios insospechados. Yo ya estoy deconstruida, y he sembrado en mi cuerpo una vulva y unos pechos, que espero que den fruto en primavera. Hasta entonces abono, cariño y comprensión. Aunque hace años que todo lo que planto, salvo los cactus, se me muere. Será cuestión de tener fe esta vez.

Querer más

Entró en el Café de Oriente. Estaba aburrido de tanta lluvia intermitente, y de tantas mujeres mojadas e insatisfechas que le habían avasallado por la calle con su indiferencia y tal vez con desprecio disimulado...tal vez... ya no sabía lo que era cierto o lo que no.
Se sentó. El camarero de la pajarita, el más feo, cómo no, fue el único que se percató de su presencia y se acercó para atenderle. Le sirvió el té que pidió, diligente y tal vez despectivo...tal vez. Después le preguntó: "¿Quiere algo más?".
Se quedó absorto, aquella pregunta evocaba algo mucho más profundo. En un segundo pasaron por su cabeza un sinfín de pensamientos. Claro que quería algo más. Quería que dejara de llover o que lloviera de verdad. Quería un trabajo que le permitiera llegar a fin de mes dignamente. Quería que su padre dejase de morir poco a poco. Quería tener mucha más clase para no sentirse fuera de lugar en aquél insigne puesto de café. Quería poder tener hijos con alguien y no necesitar plantearse la adopción. Quería que le dijesen que tocaba bien el piano cuando pasase por delante en el metro. Quería tocar dos buenos pechos como los de las revistas. Quería decirle a ese camarero que la pajarita ya no estaba de moda, al menos no las que vendían ya con el lazo hecho. Quería dejar de ser conformista y decirle a la vida todo lo que ésta le debía. Quería comenzar a ser osado y reclamar resultados, éxitos, reconocimiento, riqueza, carisma... Quería más, claro que quería más. Por primera vez se sintió con derecho a reclamar más de lo que le había tocado en suerte.
"Sí, - contestó, -, cierre la puerta del bar y levante las manos, esto es un atraco, vayan poniendo todos sus pajaritas sobre mi mesa. Ya veré qué es lo siguiente que quiero".

No digas "No"

Me prohibiste que te buscase. Instalé un localizador en tu móvil. Ahora sé que estás en el baño.
Me pediste encarecidamente que no te hablase. Ahora dejo veinte mensajes diarios en tu contestador. He creado un programa de radio con tu nombre y tus apellidos.
Me rogaste que no te escribiera. Monté un blog interactivo hablándote sólo a ti. Me lo han cerrado por exceso de información.
Me pediste que no te investigara, y logré que el CNI rodease tu casa, y tu trabajo, y tus bares, y tu kiosko, y tu supermercado... día y noche.
Me pediste que no te mirara, y he llenado tu casa de webcams. Cada día me duermo viendo fotografías tuyas.
Recientemente me dijiste que no quieres que te vuelva a tocar...
No sabes la que te espera.

Desnuda

Al despertarse y haber dormido tanto notó que había crecido un centímetro más. Hacía mucho que no tenía esa sensación. Después de ducharse se miró desnuda en el espejo del baño. Sus pechos ya no sólo eran puntiagudos, empezaban a redondear. Lo cierto es que no se reconocía. No estaba hecha. No imaginaba el día en que alguien los agarraría con furor, atrayéndolos a su boca, como en las películas de Buñuel.

Recordaba el cuerpo de Pilar, en el vestuario del gimnasio. Ella ya era una mujer, y se le notaba consciente de ello. Sus curvas eran admiradas dos institutos más allá.

Decidió volverse a vestir. Botas, vaqueros y jersey. Ése sería su uniforme hasta que descubriera lo bellísimo que era su cuerpo, y lo que los hombres desearían agarrarlo como si fuese el último sobre la tierra. Pero eso sería diez años más tarde, cuando su cuerpo comenzase a perder la turgencia.

Capital

Te busqué descalza a las 6 de la mañana por los jardines de Oriente, encima de una barra de Rosales, en la jornada de puertas abiertas del Senado. Te busqué en el rastro y en el bar de los bocatas de calamares, en la churrería que todos conocemos y cuyo nombre no recuerdo porque siempre he entrado borracha. Te busqué en el último cine de Callao y entre los abucheadores de la fiesta nacional. Pensé que podrías estar en uno de los ikea o de los corteinglés, o tal vez zanqueando por el retiro... Busqué tu espalda, tu mentón, la forma de tu cabeza, tus sabias maneras y tu andar desequilibrado. Estuve muy atenta por si alguien pronunciaba tu nombre casualmente, o por si hacías aparición estelar en los pasillos interminables de Nuevos Ministerios. De verdad, que le puse ahínco a la cosa...

Al final, sólo encontré a un secundario de "Física o Química" y al Padre Apeles. Menos mal que los de provincias a veces apreciamos esas casualidades.

Teatro

Un camarerino puede ser la habitación, un cuarto de baño, incluso el coche. Allí me maquillo, me purgo cualquier tipo de residuo facial, ensayo muecas y posturitas, y tal vez echo el último llanto que me queda en la retina para volver de nuevo al escenario. El atrezzo cambia de situación, cierro, abrocho, anudo, remango, me lo quito, saco escote, meto barriga, suelto el pelo, lo recojo, cambio los zapatos, el salva-slip... Lamentablemente no tengo un verdadero técnico de luces y sonido que me acompañe en la actuación, nadie sabe lo indispensables que son hasta que llegas al espejo del ascensor a las 3 de la mañana cayéndose los párpados, los dos, incluso el que está abajo cae un poco más.

La diferencia está en si te sabes bien el libreto en cada momento. La obra ha de ser rápida, tener ritmo y aguantar la tensión dramática, no se puede perder comba. Contesto a la guarra esa, enamoro a ese chico tan morboso, ... No hay apuntador, te lo sabes o no, y no puedo evitar poner parte de mi estómago en cada papel que hago, el método, la personificación sincera, ...en realidad es todo auténtico. Y el público, es el más duro de todos, no abuchean ni tiran tomates. Son mucho más sibilinos, a veces vengativos y desgradecidos, al fin y al cabo no pagaron por verme. Sólo es una audición lo que me han concedido, si acierto con el director de casting, el guay de la pandilla, tal vez triunfe. Si no, siempre puedo ir trepando, de amiga en amigo, hasta que me vuelva uno de los guays, claro está, siempre que sea eso lo que quiero, de sobra se sabe que el éxito es flor de un día.

Una vez arriba tal vez puede que me quieran, o sea estrella efímera, tal vez me convierta en parte de la clá, de los hienas que ríen los chistes del abusón, o en la oficina, del jefe chungo que nos haya tocado.

A veces simplemente tengo ganas de guardarlo todo en perchas y salir por la puerta de actores para casa. Es verdad que la vida es puro teatro, pero cuando vuelvo a sentarme encima de ti, no hay mejor espectador que el espejo delante de la cama. Mucha mierda.

Porfi, porfi...

Cerré los ojos, incliné la cabeza, junté las palmas de las manos, entrelacé los dedos, apreté el culo, tensé el abdomen, y pensé:" Porfi, porfi, porfi, porfi, esta vez sí porfi, andaaa...".

De repente al fin, el señor del patio apagó el partido y cogió un libro. Se conoce que el berrido nutrido en burradas que le solté le causó sensación, y quiso aprender a insultarme en el mismo tono.

Carta sobre el Paciente

Estimados Sres.:

Les comunicamos nuestro profundo pesar acerca de la falta de colaboración del Paciente durante su estancia con Vds.

Ha sido menester que el Paciente (que lleva mucho tiempo esperando cambiar, de ahí que sea paciente), haya dicho "sí" en innumerables ocasiones, antes de aprender a decir "no".

El Paciente aceptó las burlas bufonescas de compañeros del colegio que hoy día son pro-hombres de la drogadicción; asimismo, asintió con la cabeza con cada colleja recibida de cada inseguro profesor de la antigua escuela; su hermana comió cada bocadillo que él llevó preparado al recreo; aceptó profesiones estúpidas ( ej. Desatragantador de palomitas en el cine); salió con novias de deficiente perfil (ej. Una de ellas no sabía hablar en público sin meter su dedo índice en cada uno de sus orificios faciales); dijo "sí quiero" a su padre cuándo éste le robó los ahorros de su vida argumentando que era para comprar todas las ediciones de la biografía de Ana Rosa Quintana; dijo "sí quiero" a la última novia que le saqueó y que le pidió matrimonio de conveniencia, siendo ella también española y con novio rico; igualmente dijo sí a esta clínica cuando le fue solicitado que nos cantara el famoso éxito de Javi Cantero "Y contri más acelero" al revés, es decir, con las manos en el suelo y los pies en el aire...

El presente informe es para exponerles a Vds., estimados secuestradores, la razón de las contínuas negativas del Paciente al pago del rescate por sus padres, quienes desean volver a tenerle consigo para acompañarlo el resto de su vida. El Paciente ha sido recientemente reprogramado por esta clínica de orientación negativista para decir "no" a todo lo que se le pida o pregunte y es por ello que el Paciente se muestra poco colaborador para su puesta en libertad.

Les ruego, que por el bien del Paciente, ignoren su oposición al pago del rescate, y acepten el mismo, pues queremos que vuelva enseguida a continuar la terapia que tanto nos divier... que tanto nos aporta en el plano científico.

Quedamos por tanto a la espera de su respuesta. Atentamente:

PPPPP (Psiquiatras y Psicólogos Para Parar Puteos a Pacientes)

Mi casa

Siempre comienzo a construir la casa por las mantas, porque al principio suele estar fría, y aún no hay nadie que esté dispuesto a paliarme la tiritera de la novedad en una casa vacía y sin decorar. Puede que luego siga con las alfombras y con las zapatillas de estar por casa, que suelen ser de peluche. Hasta que me hago a la nueva casa, me tumbo bajo las mantas, y después me pongo las zapatillas sobre la alfombra y empiezo a inspeccionarla. Las paredes al principio son blancas y desnudas, pero con el tiempo comienzan a acumular colorines y tal vez un piano.
¿Cuántas casas me habré construido ya? Esta noche me he dedicado a contarlas con los dedos de la mano... Voy por la décima. Y siempre me veo poniendo y quitando chinchetas, desperdigando bragas por los tendederos y guardando fotografías para no olvidar la última casa a la que le puse lo cimientos.
Esta noche desmantelo la última que estoy deconstruyendo. Mi alfombra, mi manta y mis peluches de pies ya se están despidiendo. Lo cierto es que cada vez tengo menos equipaje. Importan tan poco los objetos después de diez casas... Y siempre vuelvo al hogar familiar, donde casualmente nunca tengo que ir con la bola de demolición, porque siempre se erige inamovible y hospitalario, a recoger mi rabo entre las piernas y mis orejas gachas.
Hoy he vuelto a la casilla de salida, o a la casa de la que salí. Otra vez.

Dedicatoria

Para ti, para el otro y para el de la moto; el que se hurga en la nariz y el que mete cosas dentro de ella, para los que no queremos volvernos a ir por el WC cada domingo por la tarde; para las amigas cotillas, los gatos que arañan y sus amigos irracionales cefalópodos, para el caso de que hayas olvidado las llaves dentro del coche o no recuerdes dónde dejaste la bici; para los que tienen tics y para aquéllos a los que el tic-tac empieza a acuciar; para las amigas que se besan en la boca y los futbolistas que se tocan el paquete, para el Buitre, para los que protegen especies protegidas, y para los que miran los eclipses sin radiografía; para el día en que decida aturdir al mundo con mis memorias, para el día en que vuelva a bailar sobre la barra... Para.. ¡Para ya!, no sabes qué coño quieres decir al mundo, o sea que deja de hacer dedicatorias, que pareces un anuncio de utensilios íntimos de mujer. Bueno, eso, que os dedico un dedo. Elegid el que queráis.

Lujuria incontenida

-"He pensado en tus manos, día y noche, en la vigilia y en el sueño, y cada vez me invade un calor más intenso. Deseo que me cojas suavemente por la cintura, bajo la ropa, piel con piel, mientras me miras, y no precisamente a los ojos. Con un hábil y brusco gesto aproximas tu esencia a la mía y haces que me quede paralizada. ¿Me desnudarás? ¿Me desnudaré? ¿Qué tocará esta noche?. Me lo pregunto en ese momento. Sinceramente, no me importa, con todas esas bajezas que me estás susurrando, hace una eternidad que he perdido el sentido de la decencia.
Pero si me has traído a este lugar público y apartado, espero que por lo menos consigas que no te compare con ninguno de los otros eunucos que me tuvieron antes. Ya no estoy vestida, y lo que adorna tu cuerpo ya no es ropa. Y el calor sube, y entra y se desliza dentro de mí. No sé si estoy de pie o en cuclillas, no me importa. Sólo sé que quiero más, y lo quiero para mí, entero y sin parar, hasta que no quede nada.
Ya terminó. Pero queda aún un regusto palpitante que seguirá alimentando mis momentos a solas. Vuelve cuando quieras."
-"¿Tan increíble fue?".
-"....Mmmmm, ¿Qué decías?".

Amor exquisito

-"Te miro y siento ganas de observar hasta el más mínimo detalle que te caracteriza. Me deleito advirtiendo cómo el brillo de tu pelo adorna tus hombros desnudos. Adoro la manera en que manejas tus manos expresando con ellas ideas en el aire, mientras pronuncias ideas melódicas que me encandilan. Me pregunto cómo los demás pueden vivir ignorando el hechizo sagrado que transmites.

Deseo acariciar tu brazo derecho y transmitirte candor y ternura, sólo comparables a los que merece recibir un ángel como tú. Tengo tanto miedo de modificar tu personalidad que me dedico a observarla, protegerte o apoyarte en cada obstáculo emocional que te encuentras en la vida. Mi vida la iluminas tú, y por eso no dejo de sentir la necesidad de agradecértelo día tras día, adivinando tus sencillos deseos que ya de por sí son deseables.

Y como conozco todas tus neuras y debilidades, como me sé de memoria todas tus imperfecciones corporales y faciales, y además te adoro por ellas, lo único que me nace es intentar contribuir a que cumplas todos tus sueños y un día desees contarme cómo disfrutas haciéndolos realidad.

Espero con ansia el día en que vuelvas a decirme que eres feliz, te prohíbo que agradezcas lo que yo haya podido aportar a tu dicha, y tan solo bendigo el saber que te sientes en lo más alto. Estoy al quite de cada cosa que solicitas por esa grandiosa boca, corro a obtener lo que quiera que hayas dicho necesitar, y espero paralizada, a ver la reacción grandiosa que enseguida regala tu rostro al mundo.

No me canso de perseguir tu júbilo, y estaré aquí cerca, todo lo cerca que quieras que esté, para construir ese mundo perfecto que te mereces y que al tiempo me hace respirar y seguir viviendo. "

-"¿Cómo puedes amar de esta manera?".

-"Porque he aprendido a amarme a mí primero".

Maldad supina

-"Lo único que me has inspirado por el momento son ganas que agarrarte de los pelos de la nuca y estampar tu mentón contra el bordillo, igual que Edwart Norton. Antes de eso, depilaría tus ingles con pinzas y miraría qué hay en tu fondo de ojo, pero sin linterna. Estoy segura de que, atado con los pies y las manos por dentro de la jaula de la perrera, no volverás a sentirte fuerte nunca más. Te mearías encima, seguramente defecarías, antes de que los perros derribasen los barrotes a dentelladas, contigo entre sus fauces. Tal vez te echaré después al mar, la sal sana las heridas, pero también las hace notar en lo más profundo, y obliga a gritar y retorcerse al más pintado.
Regalaré tu cuerpo directamente a los comerciantes de órganos. Publicaré tu esquela 5 días después de tu muerte, y citaría a los expectantes a una fecha, hora y lugar equivocados. Llamaré a todos tus hijos, deseados y no deseados, legítimos y bastardos, y les diré que te has suicidado por su culpa. Te contaré ésto antes de que mueras, contigo delante, amordazado.
Machacaré en tu memoria todos tus éxitos, los atribuiré a otros próceres rivales tuyos. Exaltaré todos tus fracasos, escribiré sobre ellos una pentalogía, y añadiré otros de mi propia cosecha."
-"¿Cómo te sentirás después?".
-"Los psicópatas no sentimos"

Vagueando y divagando

Me dijeron: "Escribes de forma muy redicha". Por ello probé a expresarme de manera clara y precisa.
Después me dijeron: "Escribes para los demás". Por ello traté de dar rienda suelta a mis pensamientos sin interesarme por si éstos eran o no leídos.
Más adelante me dijeron: "Parece que escribes de manera febril". Entonces pensé: "Menos mal que es cierto, llevo tres semanas enferma y por fin creo que escribo de manera coherente a mi situación". Efectivamente, la soledad, el miedo, la congoja de que el cuerpo se encuentre maltrecho, la incertidumbre de saber si cuando vuelva al mundo real, después de una larga enfermedad seré capaz de afrontarlo con entereza, hacen que mi enfermedad física se traslade a mis palabras aquí expuestas.
Por eso pienso que hay que tener un componente de enfermedad, de desvío mental que ilumine otras zonas boscosas y obscuras por las que antes no había transitado. Ello supone que los momentos de mayor lucidez en la escritura no han coincidido para mí con los de mayor consciencia de la realidad.
Entonces pensemos. Todos esos días en los que acudimos como autómatas al trabajo, en que tecleamos sin parar los informes, en que hacemos la compra, la colada, recogemos la correspondencia, revisamos nuestras cuentas, y vuelta a darle réplicas a un jefe indigesto, y de nuevo a pensar cuándo tendremos tiempo para hacer la plancha... Todo ese tiempo, ¿tal vez nos desvía de nuestras fiebres creativas? ¿Acaso la rutina mata la espontaneidad? Y en ese caso... ¿deberíamos sin más dejar de trabajar, de cumplir con nuestras rutinas vitales y convertirnos en bohemios eternamente creadores?. ¿Quién pagará entonces mi cuenta de Inet? ¿Y el mantenimiento de este ordenador, de la silla en que me siento, de la calefacción...? ¿Tal vez podría pagarlo a base de escritos reveladores y clarividentes que hagan que la gente acuda en masa a pagar dinero por leerlos? Podría entonces vivir de ello, lucrarme con la creatividad, sin duda sería un arte noble.
Sin embargo, la creatividad no es a demanda, no es una rutina. Desde luego requiere esfuerzo, y horas de dedicación...pero no puedo realizar un conjuro tras el cual acudan las musas al rescate. La prueba es que he tardado muchísimo tiempo y he necesitado una enfermedad para ponerme a escribir de nuevo.
Entonces, señores...¿cuál es la solución? Lo que seguramente cualquier escritor diría: vivir tu vida, lo mejor posible, con las menores preocupaciones posibles por causa del dinero, con el mayor elenco de experiencias vividas posibles... pero siempre con una libreta en la mano para anotar las Maravillas que se nos ocurran.

Lo siento, Candela

Lo sé: me he comportado como una superficial. Lo siento, Candela, me he fiado de las apariencias. Yo pensaba que lo que nos mostrabas a mi y a todos tus espectadores, era lo que en el fondo albergabas. Siempre pensé que eras la típica que va de frente, la que dice lo que piensa, una persona a la que nunca se podría levantar ningún escándalo.

Ciertamente me he comportado como una frívola. Tu melena y tus árboles no me han dejado ver ese bosque oscuro y fangoso lleno de cardos muertos flotando en la superficie. Era por eso que no te comprendía... ¿Cómo no me di cuenta? Yo pensaba que querías ser para mí esa persona de la que siempre podría esperar un abrazo sincero en un funeral, o un juramento de lealtad eterna antes de cada viaje transoceánico. Lo siento, no supe comprenderte, te prejuzgué...

Ahora me lamento por las esquinas rallando y haciendo sangrar mis muñones contra el ladrillo visto de cada callejón, preguntándome si algún día volverás a mí, con esa piel de cordero, a coquetear con cada potencial amor que me importe. ¿Sabes? Echo de menos esos momentos en que nada me hacía dudar de tu palabra, en que los rumores resbalaban sobre mi piel recién impregnada de aceite corporal. Aquello... no era verdad, y tú te sentiste incomprendida.

Por favor, perdóname... ¡Quiero cambiar! Te prometo que no volveré a fiarme de tu cálida voz prometiéndome que estarás ahí siempre para mí, que no me traicionarás ni venderás mi número de teléfono a los psicópatas que te encuentres por la calle. A partir de hoy comprobaré en persona todo aquello que me asegures que es cierto y descubriré de qué graciosa manera has conseguido vilipendiar mi confianza esta vez.

No volveré a juzgarte por las apariencias, Candela, a partir de hoy haré caso de lo profunda que eres y del abismo de mezquindad que alimenta tus acciones. Pero te pido un favor: ayúdame, procura que escarmiente con cada treta que me apliques, porque si no volveré a recaer y a creer que eres íntegra... y no quiero, porque ya he sufrido demasiado la última vez.

Cigarra u hormiga


¿Para qué darle vueltas? No hace más que marearme, todo este asunto... qué será del futuro, irá todo bien, nos autorrealizaremos, aprenderemos de nuestros errores, a partir de ahora seremos seres reinventados u originales adulterados de nosotros mismos,... ¿qué sé yo? Nadie nos dio un manual para cada decenio de nuestras vidas. Nadie nos dijo qué hacer con estas ganas de llevar a cabo multitud de proyectos incompatibles con lo que habíamos planeado llevar a cabo en nuestras vidas planificadas...

Si le damos vueltas es porque queremos, queremos vernos a nosotros mismos pensando y frunciendo el ceño haciéndonos los comprometidos con nuestro destino... ¡Paremos ya! No va a pasar nada que cambie abruptamente nuestras vidas y mucho menos nuestras personalidades, nadie va a llegar para llevarnos al País de las Maravillas. Se trata más bien de convertir en una maravilla el momento y el lugar en el que nos encontramos pensando y mirando por la ventana.

Yo ya tengo una serie de batacazos vividos y una prolija secuencia de otros tantísimos que de seguro me esperan. ¿Cuál es la opción? ¿Retorcerme en el asiento mientras vaticino la gravedad de la estocada? ¿Planear mi estrategia de la manera más responsable y previsora posible? ¿O tenderme mientras observo cómo el techo no cae sobre mi cabeza y notando el dulce tacto de las sábanas mojadas de líquidos lubricantes? ¿Debo ser la cigarra o la hormiga del acopio de emociones?

Ahora mismo estoy demasiado a gusto para pensar en lo que viene mañana, tengo demasiadas feromonas despedidas e inhaladas, demasiado trasiego sobre este colchón, el pasillo y el baño como para no querer saborearlo y revivirlo al menos 8 horas más, entre fase y fase del profundo sueño. Inteligencia emocional obliga.

Nuestro próximo encuentro

Vaya por Dios, perdóname, una vez más te meti cuello y tú no tuviste más remedio que apagar el móvil y devolverlo al congelador. ¿Qué tal si empezamos otra vez?

Yo podría llamar a tu timbre, vestida a medias, con un sólo calcetín y la mitad del pelo cubriéndome un pecho, así tú podrás decidir qué parte de mí te gusta más. Podrías invitarme a un yogur de vainilla y comerlo manchándonos las narices. ¿Preferirás luego ir a pasear por el bordillo de la acera? No, esta vez te voy a cautivar, creo que no hay nada mejor en esta época del año que ir a la azotea de la Facultad. Hay que saltar unas cuantas alarmas, y puede que caigas al vacío, pero es que me gustan tanto las piedrecillas que recubren el tejado... Allí te enseñaré qué dibujos hay en el cielo a las 2 de la mañana, eso nunca me ha fallado, ya sabes, allí se ve un pato, más allá un llavero, y aquéllo, aun adivinándosele tener forma fálica, los teóricos más insignes concluyen que se trata de las llaves de casa. No, no creo que debamos intercambiarlas ya nunca más, mejor espera un tiempo hasta que nos busquemos la ingle por debajo de los mostradores, luego ya veremos si también sabes buscarme las caderas.

Por el momento quiero librepensar y releer el último libro que me enviaste en pdf, "Cómo cerrar la puerta y dejar las llaves dentro", aprendí mucho sobre candados a prueba de rotura.

...y llovió


Me senté contigo una madrugada en aquél banco. Si me hubieras dicho que era de paja me habría ido antes de que se derrumbara bajo mi trasero. Pero en vez de eso te escuché, tenías tantas ganas de soltarme aquél conjuro directo a la tráquea... al final conseguiste lo que querías, que juntásemos los cuellos y fuésemos directos a tirarnos al río.


Hoy ha llovido, ha diluviado y me he acordado de lo mojados que estábamos dejándonos llevar por la corriente, arriba y abajo, encima y debajo, de lado y de frente, dentro y fuera... resultó que era mentira, era ilusoria aquella sensación de vértigo pecaminoso, había muchas más entrañas estrechas, complicadas, enrojecidas e inflamadas dentro de ti de las que yo hubiese podido extirpar en años. Seguro que esas amigas amigas tuyas, las uñas clavadas en la espalda, andan recorriendo muchas más espaldas desde mucho tiempo más atrás que nuestra última entrada de cine a medias.


Retiré mi vientre para cuidarlo como nadie lo ha cuidado jamás. Está inflamado y burbujeante, tiene latidos y en ocasiones me mira incómodo, preguntándose cómo es que nunca lo habían acariciado con las dos manos a la vez.

Aprendamos para la que está cayendo

Un buen granazo de arena el que aporta Alex Rovira con su libro "La buena crisis" y con esta entrevista. Merece la pena!
http://www.alexrovira.com/cat/videocnn.html

En obras

En esta época estival se ha producido un cataclismo digno de mención en mi vida, por tanto, permitidme que me exprese en este blog de maravillas pero también terapéutico y de expansión literaria. Hablo mucho, pienso también, pero no había escrito sobre lo que significa una epifanía vital como ésta.
He vomitado, defecado, orinado, sangrado, llorado, moqueado, sudado y escupido todo lo que me dolía, me estorbaba o molestaba. Pero aún no sé cómo se me ha quedado el cuerpo. Sólo sé que estoy deshidratada y exhausta. Tanto, que aún no siento vacío alguno, tan sólo revoltura.
Voy del sofá a la cama, de la cama al sofá y como mucho al sillón, y pienso en el contraste que esta dinámica supone con respecto a mi modus vivendi habitual. Pienso en si volveré al mundo con otra personalidad, o si será la misma pero pulida, o si he cambiado definitivamente. Imagino lo que será volver a trabajar en una permanente tensión y me dan ganas de volver al baño. Me da vértigo en la boca del estómago, como cuando soñamos que perdemos el equilibrio.
Me imagino a mí misma en todas las vidas posibles, siendo actriz, escritora, funcionaria de prisiones, abogada, periodista, o simplemente profesional de la dolce vita. Paso así el rato. Mientras, las imágenes pasan por el televisor que tanto he olvidado estos últimos tiempos y que es capaz de anestesiarme la inteligencia como ningún otro aparato.
Lo cierto es que es época de purga en todos los sentidos. Me debato entre el miedo a sentirme peor de lo que me he sentido, y también la ilusión por las posibilidades enormes que se me dibujan enfrente.
Alice In Wonderland está en obras señores, por tanto, si pasan por mí, póngase casco y tengan cuidado con empujar los andamios, trátenlos con cariño, por favor, queremos construir algo maravilloso.

América Latina en Renovación: Nuevos retos y nuevas oportunidades






Gabriel García Márquez, en su discurso como adjudicatario del Nobel de Literatura en 1982, titulado “La Soledad de América Latina”, describió magistralmente la imagen de ésta. Según este literato, y refiriéndose a su continente, “los europeos podrían ayudarnos mejor si revisaran a fondo su manera de vernos”. Es por ello que, para profundizar en el futuro de América Latina y desgranar de su panorama global su DAFO continental, es decir, las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades, se hace imprescindible un acercamiento a todas sus facetas.

En la exposición que nos ocupa conviene situar América Latina geográfica e históricamente dentro del panorama mundial, mencionando algunos de los hitos históricos que jalonan el transcurrir temporal de sus civilizaciones y de los pueblos que la han ocupado y ocupan. Esta aproximación nos colocará en el momento actual, plagado de incertidumbres y logros que acunan un futuro para la América de los 18 países latinos, que, si bien corre peligros y amenazas, puede también suponer una nueva era de renovación dentro de la perspectiva geopolítica.


Así pues, dividiremos la caracterización de este continente incidiendo en tres perspectivas. La primera, la económica, sin duda primordial en su evolución, y que configura un despunte gradual de los recursos y su explotación, aunque también un camino restante arduo y que sin duda resultará trabajoso, tanto por las inversiones nacionales como para las extranjeras que deseen implantarse en el territorio.

Desde el punto de vista político, describiremos un mosaico de países singularizados, muy diferentes al sistema westfaliano de 1648, que guardan al tiempo afinidades evidentes y rencores difíciles de superar entre ellos. Las relaciones con el exterior y con la Unión Europea o Naciones Unidas serán asimismo objeto de análisis.

El aspecto social será tratado como tercer pilar de la descripción de América Latina. Se trata de un territorio de gran carga poblacional, con tradiciones que han marcado el carácter y vida de sus civilizaciones.

Por último señalaremos un horizonte temporal, caracterizado por aspectos contrapuestos, positivos y negativos, potenciales y amenazas.

El continente de América Latina se encuentra rodeado por los Océanos Pacífico, Atlántico y Antártico. Linda con Norteamérica y con la Antártida. Ocupa una vasta extensión que pasa por los dos hemisferios, y en el hemisferio sur abarca casi todas las latitudes. La cordillera andina atraviesa de norte a Sur su lateral Oeste, y el río más importante del mundo, el Amazonas, lo divide de Oeste a Este.

Las civilizaciones indígenas, los mayas, los aztecas, entre otros, poblaron estas tierras sin que el viejo continente tuviera constancia de ello hasta que, en 1492, y fruto de la expedición sufragada por los Reyes Católicos, Cristóbal Colón y su tripulación tomaran tierra.

Durante siglos quedó bautizada como Nuevo Mundo, como si éste hubiese aparecido de la nada. El objetivo de los europeos consistía en evangelizar a sus pobladores por medio de los ministros de la Iglesia Católica, y además conquistar tierras y posesiones para financiar las guerras interminables de España, Inglaterra, Portugal…Los nativos fueron considerados salvajes, ciudadanos de segunda y a merced de los colonizadores, en un contexto histórico que ha dado lugar a múltiples condenas, sobre todo por los habitantes y sus descendientes.

La creación del Derecho de Gentes por Fray Bartolomé de las Casas, propagó la idea de que los hombres que se encontraban allí desde el principio, eran hombres, en el mismo grado de humanidad que quienes acababan de llegar a saquear el oro del otro lado del Atlántico.

Los movimientos indigenistas, como mecanismo de reacción ante la opresión exógena, han resultado recurrentes y caracterizadores de la historia de América latina. Esto ha resultado así hasta convertirse en el populismo clásico de Juan Domingo Perón y sus coetáneos, en los años 40 y 50 del siglo pasado.

Actualmente, y como anunciábamos al comienzo, el entorno económico de América Latina se caracteriza a priori por la maldición de los recursos naturales, según Tejeiro. Se trata de un territorio de una biodiversidad sin parangón, que ofrece un descomunal elenco de especies animales y vegetales, tanto atractivas para la producción como para la investigación y el turismo. Ofrece asimismo un filón de recursos de combustible fósil. De ello se ha dado buena cuenta el Presidente venezolano, Hugo Chávez, ya que en el país que preside existe la mayor reserva de petróleo de las dos Américas, y ello lubrifica las negociaciones comerciales. Asimismo, el gas de Brasil (Petrobras) y el cobre de Chile, aumentan el abanico de recursos a explotar.

No obstante, la explotación de referidos productos es sustancialmente ineficiente, tanto por el sistema insostenible de la misma, como por el uso para el que se aplican. Por otra parte, la inversión extranjera en estos países no aumenta, sino que se encuentra estancada, ya que no encuentra en este mercado seguridad jurídica, y corre el peligro de pérdidas cuantiosas fruto de las nacionalizaciones no consensuadas, como la de Repsol YPF.

Cabe señalar asimismo la posible competencia en los mercados de la creciente China, aunque no sería un factor a tener en cuenta como principal obstáculo para la expansión, ya que no pretende a los mismos compradores. En este sentido, la apertura de mercados ha experimentado un fuerte impulso propiciado, entre otros factores por los Tratados de Libre Comercio con EEUU, aunque como contrapartida éstos hayan despertado profundos rechazos desde los líderes abanderados del antiimperialismo.

Hasta aquí los potenciales, los bienes que figuran en el “haber” de América Latina. En el “debe”, este continente se encuentra afectado por una abrumadora deuda externa, que, si bien en ocasiones algunos países como España tienen a bien condonarla tal vez a cambio de nada o tal vez a cambio de mejoras en la educación como en Argentina, dicha deuda engrosa los intereses día a día y dificulta su expansión económica.

Por lo que respecta al aspecto político y continuando con el siguiente punto de nuestro escrito, la renovación ha llegado en los últimos años a los lideratos de América latina. 2007 supuso una continua celebración de elecciones que ocasionó lo que gran parte de los analistas consideró un “giro a la izquierda” del hilo político seguido en esta parte del globo. El movimiento bolivariano en ocasiones (Venezuela, Bolivia, Honduras…) tomó el relevo y colocó en el poder líderes salidos de la aclamación de las masas que finalizaron por procurarse reformas constitucionales que los confinaran en la presidencia.

Lo cierto es que, aunque ha habido grandes cambios en las cúpulas de poder estatales, existe verdaderamente una gran desconfianza del pueblo en la clase política, tal y como atestigua el Latinobarómetro. Los recientes acontecimientos golpistas en Honduras, las elecciones pasadas de Colombia, o el impulso de la política exterior liderada por Lula da Silva desde Brasil, no cambian esta concepción de los mandatarios desde la opinión general.

Los movimientos del nacionalismo, el antiimperialismo, así como el concepto de seguridad hemisférica, han sido tratados en la reciente Cumbre de América Latina, España y Caribe. Este tipo de eventos, así como la creación de la Secretaría General Española para Iberoamérica, la Política de Cooperación al desarrollo Española, las cumbres iberoamericanas como la de Salamanca en 2005, y agrupaciones como la OEA, la CAN, Mercosur…resultan foros de encuentro para un conglomerado de países cuyos líderes luchan debatiéndose entre el liderazgo regional y la integración regional como objetivos.

En este punto es necesario hacer una breve referencia a Cuba. Este país caribeño, lamentablemente resulta una excepción para gran parte de los aspectos de avance en la evolución económica y social del continente al que pertenece. La retirada de Fidel Castro a favor de su hermano Raúl, tras décadas de dictadura iniciada en nombre de una revolución hoy carente de sentido, hacen albergar esperanzas a los isleños disidentes del régimen castrista. El longevo bloqueo del comercio exterior con EEUU no se ha roto, pero el cambio de tendencia política en la Casa Blanca, y las declaraciones de Obama, permiten cambiar la perspectiva de futuro sobre su situación. La posición común de la UE respecto a Cuba ha tenido que actualizarse recientemente ante las evidencias de violaciones de Derechos Humanos en Cuba, como en el caso del preso Fariñas, actualmente en huelga de hambre.

En definitiva, es cuestión de tiempo que se produzca un cambio que modifique el statu quo cubano, sólo ese tiempo concretará el resultado.

Continuando con el siguiente punto de nuestra exposición, el aspecto social, éste se caracteriza principalmente por la identificación de estos pueblos con sus tradiciones. El sector mayoritario de la doctrina afirma por otra parte que el común denominador del perfil social de cada país latinoamericano es la desigualdad social, definido por el índice de Gini: en estas latitudes, el 60% de la población vive con el 16% del PIB y el 10% vive con el 48% de la riqueza. El índice de Desarrollo Humano revela altos grados de analfabetismo, carencias insalvables en los sistemas sanitarios, masas ingentes de población que viven bajo el umbral de la pobreza y al mismo tiempo 74 millones de nacimientos que aumentan anualmente la población.

Las desigualdades crean descontento y protestas, pero por otro lado crean inseguridad. Los gobiernos como México utilizan aún las fuerzas militares para reprimir las protestas populares, ya que las califican como amenazas.

Por otra parte, la violencia ha proliferado. Por un lado ha aumentado el número y participación en pandillas juveniles violentas, llamadas “maras”, las cuales siembran el miedo y traspasan fronteras, incluso a España, denominándose a sí mismas como “Lating Kings”. La inseguridad cobra una mayor dimensión si hablamos de terrorismo. Si bien las FARC liberaron recientemente a otro militar colombiano, aún detienen desde hace décadas rehenes cuya fecha de liberación se desconoce.

Por último en este sentido cabe destacar dos movimientos migracionales significativos. En primer lugar la migración rural, es decir, pobladores que han sido despojados de sus tierras por vía justa o injusta pero que se ven obligados a acudir a la ciudad, a habitar de manera precaria en sus barrios chabolistas, en espera de un futuro mejor que no llega. Por otro lado, una gran fuga de cerebros, que, si bien en ocasiones vuelven importando conocimientos adquiridos en otras universidades, en muchos casos procuran quedarse en dichas Universidades ubicadas lejos de su tierra, pero que pueden ofrecerles mejores perspectivas profesionales y educativas.

Llegados a este punto y tras este breve análisis del panorama que presenta América Latina, merece citar a la Nobel de la Paz Rigoberta Menchu, en la carta que dirigió al entonces Presidente George W. Bush en 2001, donde citaba: “No habrá Paz si no hay justicia, no habrá justicia si no hay equidad, no habrá equidad si no hay desarrollo, no habrá desarrollo si no hay democracia, no habrá democracia si no hay respeto por la Identidad y la Dignidad de los Pueblos y las Culturas”.

En base a este planteamiento, procede reflexionar sobre las premisas que constituirían una América Latina completa, y no del “casi”, como afirma Gargarela. La Dignidad y el respeto de los Pueblos y las Culturas debería comenzar por la educación de sus futuras generaciones, no aplicándoles enseñanzas europeistas, sino integradoras de de ciencias y humanidades universales y autóctonas. Sin embargo la educación requiere el respaldo y la promoción de los gobiernos, quienes deben reconvertirse en Estados de Derecho y Sociales, los mismo que hoy son aún países con grandes amenazas, aunque también grandes recursos.

Son estos países los que deben contemplar en sus agendas políticas el limar asperezas y perseguir una integración regional descrita por Malamud, para finalmente crear un continente unido, fuerte y capaz de ambicionar la mejoría en la vida de sus habitantes, y no tan sólo su supervivencia.

Otra noche de éstas

En noches como éstas, parece que la vigilia lo perdona todo. Da la sensación de que se pueden idear estupideces, y que me comunico más que nunca con las negligencias de mi corazón.
En momentos como éstos se destapan sentimientos del otro lado, que no tiene por qué ser oscuro, pero no es en el que estoy. Tendré que perdonarme estos momentos, como quien perdona a un niño chico por volverse a manchar los pantalones.
De este tipo de noches se alimentan las poesías, y de este tipo de noches se alimenta esa especie de melancolía latente que aparece y desaparece desde que fui púber.
Una noche como ésta es un tropiezo para el equilibrio de cualquiera.
Esta noche me revela que hay sentimientos que sólo se ven a la luz de las constelaciones, y que se acuestan enseguida, antes de que salga la Luna. Porque no son de verdad, y sin embargo...aparecen.
En muchas noches de éstas he concebido lo prohibido, y no te lo pienso explicar, si te da la gana, entiéndelo.

Así llovía hasta hace poco

No odiéis el mal tiempo, amigos míos, gracias a él tenemos los campos tan verdes y no habrá sequía este verano. Además, aunque me pese, es lo normal...

Chica Cosmo

Sí, lo reconozco, soy chica-cosmo, cuando tengo un buen día, o cuando tengo un mal día, o cuando tengo esos días, cuando me merezco algo bueno ese día...Corro al kiosko y me compro la cosmo. Si me gusta el regalo me compro la grande, y si no, la pequeña, porque cabe mejor en el bolso-saco-casa que llevo encima.
Todos aquellos que no lo supiérais, ahora por fin lo sabéis, soy, lo que yo considero una chica-cosmo: una chica que se quiere a sí misma, que busca la mejora contínua para sí misma y para los suyos, y que vive cada día con intesidad. ¿Parece un anuncio? Sí, lo parece, pero si algún día la ojeáis sin prejuicios, seguro que os sorprenderá la revista de marras.
PD. También soy adicta a sexo en Nueva York.

Nuestro Día


Quiero escribiros exactamente lo que siento un día como hoy, DÍA DE LA MUJER.
Siento que hoy tengo ganas de evaluar todo lo que siento por ser mujer. Me encanta ser mujer, me encanta tener un cuerpo femenino, una mentalidad con tiznes femeneizados, me encanta que el componente femenino se desvele en mi forma de hacer las cosas, de caminar, de sentir, de emocionarme,...
Ser femenina no significa todo ese sinfín de defectos que se supone llevan aparejadas las hormonas que en ocasiones nos afectan. No, a nosotras nos afectan los estrógenos de forma tan incontrolada y poderosa como a ellos la testosterona.
Ser femenina significa simplemente ser mujer, de cualquier preferencia religiosa, política, sexual, estilo, edad, barrio o gustos. Pero significa que en todo aquello que hacemos no podemos hacerlo sin dejar nuestro poso.
Ser femenina es tan maravilloso y tan enorgullecedor como ser masculino. Por eso, desde aquí quiero invitaros a todas a tener la siguiente reflexión.
La próxima vez que alguien vuelva a poner sobre el mantel el eterno debate entre lo masculino y lo femenino, hablad. Pero no habléis de cualquier manera, hablad desde el corazón, con afán dialogante, sin criticar a los hombres, que también son maravillosos. Hablad en sentido positivo, sin enfadaros, dando ejemplo de lo fantásticas que somos las mujeres, dando cuenta de lo bien que nos sentimos siéndolo. No utilicéis NUNCA el feminismo como arma arrojadiza. El feminismo, no es buscar el desequilibrio de los poderes democráticos en nuestro favor. El feminismo es empujar la balanza hasta que se equilibre. Cuando esto se consiga, el feminismo desaparecerá, igual que el Día de la Mujer. Pero no antes.
En definitiva, si alguien quiere debatir sobre machismo o feminismo, sólo contestad en caso de que verdaderamente quiera emplear un debate civilizado y constructivo. No os rebajéis a hablar con quien no quiere escuchar y tan sólo quiere hacer una tertulia de sobremesa. En el momento en que eso se plantee, abandonad la conversación.
Os felicito a todas por ser mujeres, y por ser tan femeninas. Sois maravillosas, y os invito a todas a fijaros en lo maravillosas que sois durante este día.

¡Qué curiosidad!

¿Qué os pensábais? ¿Que no me iba a enterar? Es más...¿que no iba a escribir aquí nada sobre esto? ¡¡¡Craso error!!!
Por fin, un mago del cine como Tim Burton nos lleva a todas las Alicias al cine, con nuestros Países de Maravillas a cuestas y todo. Si, sí, con la Reina de Corazones, el Sombrerero Loco, el Gato Risón...y todo a lo Burton!!!! Qué ilusión! El 16 de Abril, día D. Y servidora ya se lo ha puesto de alarma en el móvil y ese día estará en el estreno (creo, porque hasta entonces falta un montón y a saber qué ando yo haciendo ese viernes).
Lo cierto es que el imaginario de esta peli que se ha volcado en Google es un poco...oscuro, extraño...no tan dulcificado como en la peli de Disney, pero es que no os creáis que Carroll pintó un mundo acogedor, ¿eh? , que era más bien un sueño rallante, divertido pero rallante, para qué nos vamos a engañar.
Me encantaría vivir un mundo diferente, onírico y paralelo a los órdenes naturales. Un País de las Maravillas a mi medida, donde pudiese salir de mi casa por el balcón en tobogán, e ir al trabajo montada en gato, donde sólo lloviese de 2 a 6 de la mañana y cinco minutos después de hacer el amor, para mirar arco iris por mi ventana. Me gustaría traer el mando a distancia a mi mano sólo con mi mente, y que dentro de mi casa hubiese césped para caminar descalza sobre él.
Pero lo que más me gustaría es contagiar siempre-siempre un buen estado de ánimo a los demás, desteñir buen rollo y paz a cualquier que se me arrime y contarte muy en secreto que mi mejor arma contra los nervios es el ambientador a flores blancas del Mercadona.

Pipas

El otro día, comiendo pipas, me estuve preguntando si a lo mejor yo estaba siendo muy egoista por comer pipas...

Lo cierto es que estaban buenísimas, con un montón de aditivos cancerígenos de esos que te echan la maldición de la muerte potencial según los ingieres, aunque a decir verdad, yo muy muerta no me sentía.

Además estaba sentada en una barandilla de piedra, de esas que me gustan porque me cuelgan los pies y hacen que me sienta menos alta, pero sobre todo más niña. Pasaba una cigüeña, de esas que se quedan todo el año porque hay muchas de las pipas que una no se come, y de los panes, y de los peces...

Un chico con su perra se encontraba con una chica con su perro y ambos interactuaban inocentemente mientras los perros se olían los genitales.

La verdad es que la escena era encantadora, de esos momentos que por su sencillez y la apertura de miras que una pueda llegar a tener, pueden darle el momento de placidez que una necesita. Y sin embargo, comencé a pensar si no estaría siendo muy egoista...

Yo ahí sentada comiendo pipas, con dinero para más pipas, con el estómago tan saciado que ya sólo me cabían pipas, con un abrigo grande en el que guardarme las pipas sobrantes, unos buenos dientes port-ortodoncia que partían alegremente las cáscaras, en fin,...sintiéndome afortunada, y existiendo tanta gente desafortunada...

Si me estás leyendo supongo que dirás que soy una banal...pero sentí que estaba cumpliendo con el cometido apropiado. Sentí, te lo digo con el corazón, que sería un pecado no disfrutar de aquel momento, precisamente porque hay gente que no está pudiendo disponer de un momento semejante, maravilloso, dulce por su sencillez y ausencia de problemas.

Hay muchas maneras de comer pipas, pero creo que es nuestro deber comerlas con placer.

Hay muchas maneras de vivir nuestras vidas, pero es nuestro deber disfrutarlas al máximo. La felicidad que pasa por nuestras vidas es necesario aprovecharla, porque si no, pasa de largo y nunca podríamos contagiarla a los demás.

De balas, tapias, fábulas y café bombón

Yo sé que tú me estás leyendo y según acabo de dirigirme a ti piensas: "¿yo? ¿seré yo? o lo mismo estoy siendo muy creído y se está dirigiendo a otro...¿y si está escribiendo en segunda persona del singular simplemente para que la gente siga leyendo esto?"
Podrías estar en lo cierto, pero con nadie más que contigo saltaría la tapia de noche, incluso con el esguince de tobillo que ello conlleve..pensarás: "Esta pedorra ahora me intenta ligar con chorradas de cementerios y balas guardadas..."
No hombre, pensemos más allá de nuestros genitales...Gracias a ti, te decía la otra noche, dispongo de un elenco de historias que contar a nietos y bastardos. En realidad todas son la misma historia, pero la cuento por trocitos y hablando en tono fabuloso (no de fabuloso "o sea", sino de las fábulas).
En todo caso ésta es una intervención para disculparme. Habíamos quedado el otro día para retrotraernos y mojar la punta de nuestros dedos en café bombón, pero a mí se me cruzaron los cables y me quedé soñando que se me quitaba la regla y podía salir de la cama a por más suero.
¿Quieres que lo intentemos otra vez? Lo que pasa es que ahora todo el mundo entra en el cementerio y ya no tiene gracia. Podríamos quedar en una cafetería...a ver qué pasa.

En el principio...

...la tele creó a Mecano, y hoy ya no es Mecano, sino tres personas que ya no creen que se puedan llevar bien, o por lo menos eso dicen los tabloides. Desde aquí yo les recuerdo, con los pelos de punta como siempre que salgo a un bar y consigo que me pongan uno de sus poemas cantados. Cierro los ojos, levanto los brazos y me dejo llevar berreando sus letras y sintiendo haber nacido tan tarde como para no haber sido bendecida con la posbilidad de verlos en directo.

Un saludo a los maestros, a los que escribieron letras sobre toda la temática posible, no sólo sobre amor y panfletos políticos pseudo revolucionarios que ya no tiene contenido efectivo como el de algunos los cansautores. Un abrazo para sus sátiras y canciones triviales con las que aún me desternillo.

El temporal

Después de haber intentado llegar hasta mi destino por una vía nacional, lo intenté por una autovía, y me encontré con una hilera de coches en manifestación que se negaban a continuar. Bueno, yo no continué porque mi coche no quisiera, sino porque me lo prohibió la benemérita. Aunque también creo que yo invoqué que no me dejaran pasar.

Coloca este banner en tu blog

BannerFans.com
anunsit4nnGB
ofertas vuelos londres
directorio web Directorio YAAQUI de Bitácoras y Weblogs Personal directorio web Buzzear (ES) Directorio de enlaces - COMpartimos.NET blogarama - the blog directory Más tráfico para tu blog blogs The House Of Blogs