Villadelmedio 24-12-2011

La mochila por delante, cerrada y agarrada,...
Bonometro de diez, p'a por si...
A partir de las seis vemos las meninas gratis...
Cuánta gente en esta calle...
¡Mira! ¡Está en hora!


Puedes sacar a la persona de la provincia,
menos mal que no puedes sacar a provincia de la persona...


El ausente

¿Quién era yo antes de conocerte? ¿Dónde estaba?
Ya no lo recuerdo...
Es tarde para seguirte la pista.
Tus restos son tan antiguos que en mí se han quedado marchitos, obsoletos...
Pero los posos quedan y tus restos me queman,
me sigues entrando con tu hedor a pasado,
con tu fragancia a lo no conseguido,
con la eterna pregunta de si realmente un día estuviste...
O tan sólo eres una silueta evocada,
una mención inoportuna que me traen otros a traición,
una venganza al destino que me malicio cada vez que mi útero se rasga en dos,
un repetido asentimiento de cabeza, en silencio, por las esquinas de la Ciudad de Piedra que me acoge en penumbra.


Colaboración de A.M.B.: Adivina Adivinanza

Soy yo quien cada mañana le doy los buenos días al mundo. Vivo en
continuo movimiento y siempre estoy presente en algún rincón del
planeta; lo mío es un no parar. Soy el puente entre la luna y el sol, con
la primera luzco aún estrellas en mi cara para que luego desde lejos y
aun escondido el imponente me las borre todas de un rítmico y lento
zarpazo. Me escondo detrás del mar, de las montañas, de las lomas y
las dunas; y siempre por el mismo punto cardinal. Soy cálida en mi luz
pero fría me sentirás. Me celebra el ruiseñor con su canto, la
golondrina en su bailar y un loco que desde castilla, escribe misteriosas
adivinanzas al verme llegar. Mas no soy con todos tan popular, arranco
al niño del sueño para a la escuela llevarlo a estudiar, cuelgo la azada
del hombro del campesino y lo envío a labrar, al arribar al bacanal les
muestro a los juerguistas sus caras para olvidar. Soy una celebración
del volumen y del color; compenso su temporal ausencia haciéndolos
explotar. Soy yo quien lleva el compás de las estaciones, ensanchando y
alargando el día con mi llegar. Sorprendo a los amantes abrazados tras
una noche de pasión, entonces me ruborizo, tiñendo de oro rojo la tierra
y el mar. En mi sentida melancolía por no poder nunca descansar, dejo
a mi paso en las flores, el rocío de mi llorar.
¿Qué soy?

Desde Pandora trailer final (Cavea teatro)

Todo por una D

De ti, de mí,
del sibaritismo cuando hay dinero,
del minimalismo cuando hay espacio,
del sexo oral cuando hay dos personas,
de los pasillos que construimos y apenas disfrutamos,
del parquet que fregamos y fregamos,
de lo que nunca me termino de ensuciar suficiente,
de la mirada lateral y los párpados que intentas hacer sexis,
del mírame y no me hables pero ven y penetra,
del santíguate mientras te arrodillas,
del venid y vamos todos a orar ante el altar del bar,
de la D y las demás letras con las que me cuesta decirte que todo es mentira... porque te estaría mintiendo,
de la D que has escrito y fíjate para lo que me has dado,
de léeme pero no me conozcas,
escríbeme pero no quedes conmigo,
mastúrbate pero no lo digas,
deja de hablar de sexo que estás muy salido,
haz como yo que ni lo hago ni lo digo,
de las mil maneras de empezar frases y tenerlas que empezar con un "de",
de lo que me das no se quita,
y de quítatelo ya, que te voy a dar,
de quien da y reparte,
que como eres tú, ven y dame tu mejor parte.

En la mesa del fondo

Una de esas cafeterías. Los poetas circulan en su hábitat natural.
Puedes verlos leyendo, escribiendo, garabateando sobre la mesa del fondo, mirando a la esquina del techo y escudriñando el gotelé, encontrando en las risueñas estudiantes las musas que no necesitan.
La inspiración justa de un verdadero poeta es fugaz, liviana, casi un espejismo que guiña tras su nuca y le acelera el pulso.
Las sacudidas emocionales tamborilean en su pecho, las imágenes se recomponen una y otra vez, huye de lo que ya se ha escrito y pensado, se da coscorrones contra los tópicos… hasta que llega a la libertad. A lo desconocido, lo que nadie imaginó.
Está a punto de captarlo, una hoja en remolino, una mariposa que se escapa, necesita una red más grande. ¿Por qué carajo no escribe más rápido? Maldito boli.... Quieto, no te muevas, ¡Ahí está!.
Entonces el verdadero poeta llama a Chema, porque sabe que va a necesitar otro café.

La palabra desenroscable no existe

Decidiste que lo mejor que podía hacer para que me dejase de doler la cabeza era desenroscármela, a ver si los circuitos internos estaban averiados.
El portero nos pilló y pensó que me estabas haciendo un masaje en el cuero cabelludo. Se escandalizó tanto que corrió escaleras abajo gritando: “¡Le está dando en la cabeza!¡Le está dando en la cabeza!”.
Lo cierto es que me cortó el rollo, y cuando llegaron todos los vecinos, tenía tal jaqueca que no podía explicar lo que habías intentado.
Tú no dabas crédito al escándalo que se había formado. No comprendías como nadie de los vecinos con pelos blancos y cardados había intentado en su juventud ver si una cabeza era desprendible a base de desenroscar...
Comenzaste a balbucear y cuando conseguiste articular palabra, tan sólo pudiste preguntar :”¿Dónde está la cámara oculta?”


Si Mi País de las Maravillas vendiese merchandising en los chinos...


Ciudad de Piedra 01-12-2011

Hoy en la Ciudad de Piedra:
Telas azules envuelven la iglesia más pura,
Telas verdes envuelven la iglesia de los tres coños,
Telas rojas envuelven a los estudiantes disfrazados de farmacia
Multicolor la cara frontal de la plaza...
Blanca la niebla que nos baña a todos en el frío.


La espera

...Y así fue: extraño.

No era como esperar a que llegase el tren o el diagnóstico del médico.

Lo malo de una espera así es que no se puede paliar la impaciencia. No se puede distraer el tic de la pierna o los viajes mentales sobre el "qué será será". Es imposible distraerse de una espera así. No cabe lectura, ni paseo, ni conversación, ni videojuego que permita un buen salto ficticio en el tiempo.

Lo malo de las esperas en general es que no sabes cuánto van a durar. Puedes hacer apuestas contigo mismo, visualizar resultados, interpretar agujas en el reloj, comparar con otras esperas similares,...
Pero en realidad no sabes nada. No puedes cambiar nada. Ya lo has hecho todo, o por lo menos aquéllo que estaba en tu mano a tu criterio. Sólo resta aplicar pasividad a tus actos y hacer ejercicios de respiración o autocontrol.

Extraño y moribundo, revuelto, vomitivo se alojaba el estómago en mi tronco. Bombardeando gases al intestino y al esófago. Generando aliento de dragón, revolucionando conexiones neuronales, vaticinando un desastre corporal...

...Y así fue, sucedió al décimo cigarro. Si cuentas el tiempo en cigarros, sabrás a qué me refiero.

Cuando una espera termina, aquéllo que la precede se borra instantáneamente en la memoria.
Si había parecido un lustro, parecerá náda más que un suspiro.
Algo así deja mal cuerpo.


Porque lo malo de una espera así, lo que mata al hombre, no es el problema: es la incertidumbre.
No saber qué se está cociendo al otro lado de la frontera temporal que se acerca.
No saber si has hecho en verdad lo que estaba en tu mano o si te estás autoengañando, siendo autocomplaciente con ese mínimo esfuerzo que tal vez has aportado a tu objetivo.
Y si no sabes si el resultado es bueno o malo, no sabes prepararte. Puedes pensar que sí. Pero no.

Si la noticia es buena, puede que hasta te reproches el haber estado tan angustiado.
Si la noticia es mala, sólo deseas haber estado más tiempo sin saberla.

...Así pues...Así fue.

Se abrió la puerta y me dijo que:
-"..."

Conmemorando el Día contra la Violencia de Género

CAVEA TEATRO, en colaboración con CCOO conmemora mediante representación teatralizada el Día contra la Violencia de Género.


Viernes 25 de Noviembre a las 19:30h, Sala Camelot. Salamanca.


Entrada Libre hasta completar aforo.


Más info en : http://www.caveateatro.com/noticia.php?id=20

Ciudad de Piedra 20-11-2011

Hoy en la Ciudad de Piedra:

Paisanos que madrugan para votar,

paisanos que madrugan para protestar bajo el reloj,

paisanos que madrugan para correr por la vega del río en el que no se baña uno,

periódicos afanándose en su próxima tirada.

Mientras, San Juan de Sahagún sigue observando enfrente a las pétreas cigüeñas de la azotea y les habla:

"Cuántos comicios habréis visto pasar... Ojalá votáseis"

Preguntas

-Tiene el turno la acusación.


-Con la venia, Señor. Para interesar se ratifiquen los hechos aportados por esta parte y llamar como testigo a Dª Helena, hija de los cónyuges aquí litigantes.


-Hágala llamar, agente -responde el Juez. -¿Es usted Dª Helena?


-Sí señor.


-¿Sabe usted que actúa aquí como testigo y que deberá responder a lo que se le pregunte con veracidad, que el falso testimonio se encuentra penado como delito por nuestro Código Penal?


-Sí señor.


-Muy bien, tiene el turno de preguntas la acusación.


-Con la venia, Señor, -comienza la abogada de la acusación- ¿Es cierto que usted no habla con su padre?


-Sí, señora.


-¿Es acaso cierto que usted no saluda a su padre por la calle?


-Sí, señora. Él tampoco a mí...


-¿Es también cierto que su padre paga religiosamente todo aquéllo que se estipuló y ratificó mediante Juzgado en el convenio regulador se separación?


-Bueno...la verdad es que yo no...


-¿Es cierto o no?


-No, no es cierto, si no, no estaríamos en este procedimiento.


-...ejem... Usted se dejó de hablar con su padre en Julio de 2010, ¿no es así?


-Sí, es cierto.


-¿Y ha hecho usted algún intento por remediar esta situación?


-Bueno, es que me ha echado de su casa dos veces... me ha pedido que me quite su apellido, me ha asegurado que deseaba gastarse todo su dinero en juicios antes que abonarme cualquier gasto ordinario o extraordinario... yo... nunca quiere contarme nada de su vida, me ha intentado pegar...


-O sea que no lo ha intentado...


-Bueno, si me permite, puedo explicarle...


-Sí sí, por supuesto, nos encontramos aquí para que usted explique.


-Bueno...me enviaron un día el recibo devuelto del Máster que estaba cursando. Lo cierto es que ese Máster debía pagármelo él por ley, pero me dijeron en el banco que se había eliminado esta domiciliación.

Le llamé por teléfono y me comentó que no me lo iba a pagar de ninguna manera, lo hubiese dicho su Señoría o no. Fue entonces cuando decidí hablarlo en persona con él.

Me dirigí a su oficina, pero ya se había ido. Recorrí los bares de alrededor, puesto que al salir de la oficina acostumbra a frecuentarlos, pero tampoco estaba allí. Finalmente fui a la que antes era mi casa.

Digo "era" porque hacía varios meses que había cambiado la cerradura para que no entrase, a pesar de que yo tenía un cuarto propio en ella, y que en el convenio se explicitaba mi libre derecho a acceder a esa casa y a la de mi madre.

Le esperé delante del portal y me hizo pasar a su casa. Le dije que me tenía que pagar el Máster, que era lo que había establecido el Juez. Él me repitió lo mismo que por teléfono. Yo insistí pero no deseaba ceder en este aspecto.

Finalmente fui a mi cuarto, pues aún tenía algunos enseres de alto valor sentimental que no había podido coger, y presentía que esa sería la última ocasión en que podría tener acceso a ellos: un oso de peluche, joyas de baratija, unos bongos...

Al abrir un altillo en mi cuarto, la puerta comenzó a desprenderse, pues la visagra se encontraba estropeada desde hacía tiempo, y yo lo había olvidado durante el acaloramiento de la discusión. Él comenzó a afrentarme, acusándome de estar destrozando el mobiliario de su casa, y exigiéndome que me fuese de ella. Yo le respondí que ésa era también mi casa y que no me iría, a pesar de que en absoluto veía un clima familiar propicio para permanecer en ella mucho más.

Me senté en la cama dispuesta a no moverme hasta decidirlo yo.

Fue entonces cuando me enseñó el móvil, me aseguró que estaba llamando a la policía para echarme de esa casa. Yo le rogué encarecidamente que lo hiciera, y le prometí que prefería mil veces que me echase la policía de aquella casa que mi propio padre. No continuó con la llamada. Tal vez por evitar escándalos, tal vez porque sabía que yo tenía derecho a estar en aquella casa.

Lo siguiente que ocurrió fue que comencé a llorar. Lo cierto es que llegado ese punto era incapaz de frenar las lágrimas y mantener la compostura. Le toqué el brazo, le dije que le quería y le pregunté si no tenía sangre en las venas, si no veía que me estaba destrozando, que estaba necesitando apoyo psicológico por el trato que me estaba dando.

Él me respondió que todo ese sufrimiento me estaba bien empleado, por ser una mala hija.

Se marchó al salón, y yo aguanté paralizada en mi cama durante unos veinte minutos, esperando a que se me disipase el lloro.

Esa fue la última vez que mi padre me dirigió la palabra.

-...

-¿Tiene más preguntas la acusación?

Ciudad de Piedra 16-11-2011




Anoche en la Ciudad de Piedra:


el espontáneo desconocido vestía con surrealismo una pared desnuda en la Plaza del Corrillo,


2 ancianos se cogían las dos manos,


tres chicas iban en monopatín noctámbulo por lo peatonal,


cuatro barrigudos seguían su Víacrucis hacia el cuarto bar de chatos...


y entre tú y yo mirábamos cinco pantallas a la vez.

Fórmula/Sofisma

El valor de un roce no tiene que ver con su duración en el tiempo, ni con la presión que con él se ejerce. Ni siquiera tiene que ver con las zonas corporales que contactan.
El valor de un roce es directamente proporcional al número de veces que ese instante se revive en la memoria, más el detallismo de la escena en que tiene lugar, más el tiempo dedicado a interpretar las intenciones de la otra persona.
Así pues,podríamos decir que:


Valor de un roce= {(núm. de roces x repetición mental) + grado de detallismo + tiempo de interpretación} / 100


Cuanto más se acerque el resultado a 1, más valioso es ese roce. Si el resultado es = 1, entonces, y dado que se trata de un único roce, tendremos que:


1 roce = 1


Es decir, le hemos conferido la importancia que de por sí tiene cualquier contacto corporal intencionado. Ergo: somos realistas.
Si el resultado es mayor de 1, nos encontraremos en el terreno de la fantasía. Es necesario dar salida a las fantasías con el objeto de alcanzar la propia estabilidad físico-mental. Por ello, las fantasías deben ser directamente instrumentalizadas en la autosatisfacción física tantas veces como se considere necesario.
De esta manera lograremos otorgar a ese roce un valor ajustado a la realidad y con ello armonía física y e pensamiento.


Decide ya

Piénsalo,... ¿Qué prefieres?
¿Aporrear la puerta, el timbre y el teléfono para ver si el que está dentro está muerto o no?
¿O volver con preocupación a casa para ver si encuentras su cadáver físico o emocional al día siguiente?

¿Pasar vergüenza en el vecindario por no abrir la puerta? ¿O hacer entrar su incómoda presencia?
¿Llamar a la policía para que desalojen a quien monta escándalo en tu casa? ¿O darle una palabra de tranquilidad y que la abandone voluntariamente?

¿Evadirte en la ficción? ¿O vivir la vida real?
¿Tratar con personas? ¿O con teclados?
¿Dar explicaciones? ¿O dar portazos?
¿Sentir odio? ¿O sentir compasión?

¿Empatizar? ¿O ser indolente y que todo sea indoloro?
¿Herir una tercera vez? ¿O que no te hieran nunca más?


Yo tuve que aporrear, dejar entrar, llamar al 112, convivir con que las personas no me diesen explicaciones, y odiando que no empatizaran conmigo. Finalmente espero que no me vuelvan a herir.


Ahora date prisa y decide... Tal vez te toque esta misma noche.

La suerte



Que la luz te encuentre en la montaña,


los erizos del castaño bajo los pies,


la manta de cuadros entre tú y el hormiguero,


el regato cantándote en directo,


Adares en tus manos


y tus atributos en manos de tu acompañante.

De color negro

La noche que empezaron a gotear los canalones y a rebosar los charcos tú, el chico chino y yo estábamos en mitad de la Plaza, discutiendo sobre qué originalidad tiene vestirse de siniestro en la noche de los muertos. Las gotas nos llevaban un rato taladrando cuando decidimos refugiarnos en los soportales para dar vueltas arco tras arco como hace la gente normal.


A la altura del barquillero, que esperaba a que escampara, encontramos un señor que vendía paraguas. Compramos uno de esos por tres euros, con michochip de autodestrucción por pérdida, rotura o préstamo programado para tres días. Salimos del techado justo cuando las gotas apenas dejaban espacio al aire.


Al pasar por la cafetería de la esquina me vi reflejada, escondiéndome de la lluvia con mi paragas negro. Cuando miré dentro de la cristalera vi que había una mujer dentro. Ella se cubría el pelo pero la cara también, y con una tela negra hasta los pies. Sólo pude verle los ojos. Tiré el paragüas, el gorro, los guantes, la bufanda y abrí mi cazadora. Había que compensar aquella imagen.

Una tarde

Azulando cada vez más los ojos miraba hacia ella y miraba la lluvia, cómo castigaba la ventana. Eran ya bastantes días de desalojo de su mesa camilla, donde exponía las fotos de sus nietos. Sus rutinas eran sacramentos que la bautizaban cotidianamente y sin ellos se sentía perdida... La bolsa de agua caliente, la vela a San Antonio por las solteras que le daban pena, los rulos del armario rechinante del baño, la cómoda...


Llevaba varios días sintiéndose más incómoda que agradecida por la hospitalidad debida. De pronto se le ocurrió... Era el momento ideal:


"Helenita, cariño, ¿aquí en el ordenador es dónde guardáis el Internet?".


"Sí, tía".


"Y...si tienes un rato... ¿puedes explicarme cómo es por dentro?".


La tarde quedó hecha. La emoción de la niña: alguien esuchaba su afición con interés. La curiosidad de la anciana: por fin volvía a sentirse moderna. ¡Qué maravilla!


"Entonces, vamos a probarlo, tía. ¿Qué ponemos en Google?"


Su primera palabra en ordenador, tenía que ser significativa...


"Pon... ¡Eclesiastés!" -declamó con emoción.


La Wikipedia hizo el resto.

Tu currículum

Eres la carta que te escribí rechazándote a los 12 años,


eres un sol sostenido con un par de bemoles, igual a un Sol Mayor que los demás.


Eres el edificio que abandonamos para apedrear ventanas desde fuera, mejor que dar portazos dentro,


Eres tú el agua de la fuente...donde ya no meto los pies, que es Otoño, coño.


Eres un cocodrilo rodeado de paparazzis, una rosa, un libro y dos estúpidas coletas.


El mundo al revés donde los derechos se tuercen a cada grito por la hermenéutica perdida.


Donde la vigilia me hace clarividente, el Sol naciente, la madrugada, el estallido.


Eres la operación de columna donde te retorcieron la persona,


el pueblo del que nunca saliste y la maleta alejándose en Barajas.


Eres la r del gato moribundo que ronronea y se rasca el rabo raspado,


el vodka con martini borracho, no alelado.


Eres una botella que se adhiere a la mano, un porro que renace en los dedos,


un vigilante camuflado y solapado que espera en el coche a que le busque.


Eres un revolcón antes de la boda, y un mensaje susurrado entre el café y nuestro postre.


Eres una antigua guerra civil entre ventrículos y aurículas que reavivas cada vez que vuelas en misión de paz.


Eres yo, porque sigues en mi cabeza y sigues sin existir. Ya lo sé, aún no estás preparado. En realidad yo tampoco, o sea que gracias por esperar.


Rumiando 2

-"¿Cómo estás?". -"Estoy bien". -"Ah, que bien..."

-"¿Estás?". -"Estoy". -"Eso está bien..."

-"Qué bien está el Estado".

-"¡Estoy en estado!". -"¡Bieennnn!".

Conclusión: El Estado del Bienestar.

Rumiando 1


Al final tire del tirabuzon y salio...


un buzon.


De cómo no ser Sinead O'Connor

El hombre es el único animal racional, y al disponer de raciocinio, es capaz de crear ideas... y matar por ellas. Puede que no le sea necesario matar en honor de ellas para defenderlas, pero sí quedar en ridículo, discutir, mutilar,... Ideas cuyo máximo grado de sublimación hace que éstas se perpetúen en el estado intangible e incluso inefable, y aún así se las crea ciertas.


El ejemplo más evidente de idea no tangible, pero al mismo tiempo desencadenante de un sinfín de realidades inmediatas es la creencia en un Dios. Un ser supremo, un ente, un culmen de belleza, bondad, generosidad, abnegación,... Una idea maravillosa en su primigenio estado.


El hombre cavernario busca la maravilla de las maravillas. Al descubrir que ésta no existe en su vida, puesto que todo lo bueno tiene su malo y todo Yin tiene su Yang muy próximo, hace surgir consciente o inconscientemente la idea de que ese resplandor sin contrario se encuentra una vez muerto, cuando descansa después de toda una vida de lucha.


"Sólo le pido a Dios que tenga piedad con el alma de este ateo" reza el epitafio de D. Miguel de Unamuno. El hombre que se debatió toda su vida entre la fe y la razón, y que sembró esta duda en piedra. Puede que fuera una duda que reside en el alma de cualquier hombre, y que se acreciente ante la adversidad y el desencuentro que proporciona la sola existencia.


La religión cristiana católica se ha propagado más que ninguna alrededor del globo, y es predominante en la cultura española, en su imaginario y en volumen de sus feligresías. Sirva pues de ejemplo inmediato de lo que aquí exponemos.


Sin embargo, del ejemplo generalista es interesante pasar a la casuística de este credo que yo profeso y que recientemente me sienta cara a cara con mis contradicciones entre la fe y... el descrédito de esta confesión.


Nutro el vasto número de católicos que se declaran "católico no practicante". Formamos una población numerosa, al igual que numerosas son las razones que proporcionamos tras esta proclamación ambigua de creencias. "Creo en Dios pero no en la Iglesia", "yo creo que hay que legalizar el preservativo", "discrepo con la Iglesia en muchos aspectos", "la eucaristía en España es de una solemnidad que adormece", "menos tesoros vaticanos y más alimentos y escuelas en países pobres", "no quiero pertenecer a una Iglesia que emplea pederastas"... Estos "top hits" del colectivo inconcreto al que pertenezco transcurrían sin pena ni gloria por mi vida, mientras mi indefinición se convertía per se en un estado definido.


Un día cualquiera me encontraba en una ciudad cualquiera con unas personas cualesquiera encendiendo un canal de televisión cualquiera. Entonces descubrí que ya no podía eludir mi opinión por más tiempo. Su Santidad, el Papa Benedicto XVI, hablaba a las juventudes del mundo (los JMJ) con voz alta y firme, la misma que había proyectado por escrito en varios libros y miles de periódicos, y que yo había ignorado deliberadamente.


Mi supuesto líder espiritual manifestaba sin lugar a "top hits", que no es posible mantenerse en la fe católica en soledad, y que es necesario acudir a la Iglesia con periodicidad mínima semanal. A continuación, derruía otra duda: desaprobaba rotundamente cualquier tipo de relación prematrimonial. Ambos aspectos, el no acudir a misa semanal y el mantener relaciones prematrimoniales, eran inexcusablemente contrarias a la fe católica, sin margen alguno de interpretación, y bautizado todo ello con una exclusión de todo este batallón de CNP (católicos-no-practicantes).


No importa que actualmente casarse (en caso de desearlo) no se haga hasta los 30 años de media, edad en que se dispone de un trabajo digno correlativo a la titulación y que permite la creación de una familia desde el punto de vista económico (no primordial, pero sí muy importante). No importa que la celebración de la eucaristía consista en un rezo monótono y unilateral en el que no se proporcione consuelo ni apoyo ni se cree un verdadero vínculo en cada comunidad parroquial. No importa el deseo que todos los que nos consideramos "de buena fe" (término nacido de la "bona fidelis" en el derecho romano, pero que aquí añade un doble sentido perfecto), nos estemos devanando los sesos para buscar el crecimiento personal, el desarrollo interior, el reparto de bondad y la comunión con los que nos rodean y los que una vez nos rodearon, todo ello sin la obligatoria guía que cada pastor ha de propocionar a sus ovejas.


En resumen, yo creo, quiero pertenecer y ejercer, deseo participar, comulgar y rezar... pero Su Santidad no me admite... ¡No nos admite! Al que se encuentra al lado, igual que yo, pero que sí cumple con los ritos, por muy inútiles e hipócritas que resulten, por muy satanizada que tenga el alma y muy afilados que tenga los colmillos de la envidia, a ése sí se le permite unirse al "kumbayá". A mí no.


Debí haberme casado con aquél buen chico que sin embargo no me amaba en absoluto pero que me desvirgó. Debía haber procreado con él toda una saga de hijos no deseados en el orden natural que el método ojino nos implante, y al mismo tiempo confiar en que su menoscabada vena progre me permitiese desarrollar una carrera profesional e intelectual, bajo la batuta de la colaboración y el reparto equitativo de tareas en casa.


Llegados a este punto de exaltación evidente, sentada en el sillón y meditabunda me pregunté acerca de quien me prohíbe pertenecer a la comunidad católica.


"Tú eres Pedro, y sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia" (Mateo 16, 13-20). Palabras de la que se escribió, la que se interpretó, del inicio de la práctica católica. Nada decía del método de elección posterior. Como todo este relato, una exposición lacónica dio lugar, como en cualquier ideología, a la prostitución de la bella y perfecta idea original. ¡Ah!...¡Las ideas!...


Persecuciones, Concilios, cesaropapismos, Papas "negros", incluso una mujer en el puesto, asesinatos, concubinatos, jerarquías impuestas,... nadie dijo que la Iglesia debiese albergar en su método de selección de personal un sistema democrático. De acuerdo. Sin embargo, la pregunta sigue ahí ¿de dónde proviene la legitimidad de quien ostenta el liderazgo espiritual de la Iglesia? De seminarista a sacerdote rural, de ahí a obispo, arzobispo, cardenal, ¿qué es lo que impulsa la carrera eclesiástica? ...Y mucho más importante aún, si sólo él dicta los dogmas, y la procedencia de su relevo en el mando cuenta con orígenes tan oscuros... ¿quién es él para prohibirme seguir perteneciendo a la Comunidad eclesial?


Podría decírseme que no debo pertener a una comunidad en la que no se me quiere, y sin embargo, yo sí que amo al Dios que es amor, que todo lo perdona, que exige bondad e inocencia, sacrificio y generosidad. También podría decir que no creo en ningún caso que toda esa carga positiva en mi personalidad se dejase vencer por no ir a una misa que no motiva y mantener fabulosas relaciones extramatrimoniales.


Puedo decidir abominar de ésta, mi religión, mi Iglesia, y quemar la foto de mis Santos favoritos. O puedo hacerle concesiones en base a la realidad, como que, al estar compuesta por hombres, no es perfecta, y que por ello tiene graves fallos: poner obstáculos absurdos y anacrónicos a buenas personas creyentes, retractarse muy tardíamente de sus errores históricos... etc.


No quiero ser Sinead O'Connor, debe ser muy fatigoso, no estaría en la Iglesia que deseo estar,...además, el pelo rapado me quedaría fatal.

Un giro copernicano

El caso es que los amores van y vienen,unos se quedan a pasar la noche,otros te cenan y algunos incluso aparcan el coche en la plaza de garaje de al lado. Y yo me aturdo de tanto sentir, pero aturde mucho más la cantidad de metáforas y figuras poéticas con que la mente humana es capaz de revestir un simple polvo a beneficio de inventario.


Puede que sólo fuera una luna llena que se me cruzó con la regla y el equinocio, y se aliaron para dar a aquel orgasmo más significado del que en realidad tuviera sobre cualquier papel.


Puede que no necesite más poesía en mi vida, ni tanto tizne sexual en mis textos y en mis sueños. Puede que deba alejarme de mi pubis y acercarme durante un tiempo a mi cráneo, a ver qué está cocinando dentro.


O puede que de tanto trabajarla, mi faceta femenina esté exhausta y se haya convertido en una treintañera cínica y con exceso de pragmatismo de esas que tanto me han confesado odiar mis amigos varones.


Puede que este blog necesite un giro hacia la realidad. Puede que Mi País de las Maravillas no lo deba crear yo, sino que ya exista a mi alrededor y sólo me quede describir aquí lo mucho que me gusta y las formas en que desearía mejorarlo.


Así pues, aunque no pueda cambiar el mundo,si puedo modificar mi blog de momento y así repercutir en el resto, tal y como Pío Baroja sugirió en "El árbol de la ciencia".

Me he pasado de futuro

Al haber nacido en la generación de barrio Sésamo y la encrucijada del 23F me considero perteneciente a una quinta afortunada. Hoy día hago uso de nuevas modas tecnológicas como las redes sociales. Estas comunas virtuales se hacen eco de las usanzas que nos unen a los actuales treintañeros. Compartimos grupos de personas que han usado cintas de cassette, o que saben quién es Xuxa... Por muy irónico que esto parezca,semejantes trances unen a un variopinto número de personas.
De esta manera se podría decir que nuestra generación es hija de una transición integral. No sólo nos parió una neonata constitución, sino la incorporación de la mujer al mundo laboral, la introducción del divorcio, la incorporación de España a la UE...
Pero uno de los máximos cambios que nos bautiza y que ha reconfigurado paulatinamente nuestra vida desde que nacimos, es la informática, en concreto, Internet.
Me gustaría ver la reacción de mi yo del 87, si, inesperadamente alguien le dijera que en 28 años podría escribir sobre lo quisiera en un dispositivo más pequeño que una calculadora, y que podría compartirlo al instante con, nada menos, que una comunidad mundial.
Habría pensado que me hablaban de magía, o que tal vez esta posibilidad se encontraría al alcance económico de los mismos que se pueden permitir viajar a la Luna.
Y aquí estoy para contradecirme en ese escepticismo. Estoy escribiendo desde mi sofá con dos dedos, tecleando la pantalla de un aparato que me ha costado unas mil pesetas de las de entonces, recuperando relación con los mismos compañeros a los que como mucho iba a "picar" al interfono si es que no éramos suficientes para jugar a policías y ladrones. Quién iba a decirme que, saberme de memoria los nombres y apellidos de los de mi clase, sería lo único que necesitaría para localizarlos en un futuro.
El otro día me encontré a mí misma explicando a un niño de once años cómo fui capaz de crecer sin móvil ni Internet... Noté cómo me salía una pata de gallo al mismo tiempo que él ponía cara de estar hablando con alguien del siglo pasado... Ah! No, que es que nací el siglo pasado... No acierto a imaginarme cómo me mirarán los niños del 2040 cuando les explique que yo leía libros y periódicos de papel...

Café, solo

No le da miedo el vacío de la soledad elegida,
no odia los silencios no incómodos,
no escribe misivas clamando una respuesta.
Lleva toda la mañana desnudo y sin motivo,
fumando mientras no espera,
tomando café, solo.
Percibe olores que no emite, sonidos que antes no escuchaba...
algunos dirían que se ha cerrado, pero...
definitivamente se ha abierto.
Los momentos en que uno se encuentra a sí mismo pueden ser fugaces,
pero de una clarividencia pasmosa.
Un día como el que pasó le ayudará a querer seguir vivo,
un día desnudo de ajeneidades llena el pozo de la individualidad,
proporciona la potencia independiente que necesita cada uno.
Lo dicen los pensadores y sus pensamientos:
primero aprende a tomar el café, solo, con todos los matices.
Cuando lleguen los demás,
serán la leche.
PD. Tu leche es condensada, y a mí me gusta, bombón.

Voyage voyage


Gira bajo mis pies, ah, ¡qué mareo!


Y pierdo el equilibrio, y echo de menos mi microcosmos.


Qué aburrido esperar la vuelta. Quiero irme de nuevo.



Me he vuelto a disolver en el retrete,


no olvides el pijama, qué rápido pasan las señales,


se esfuman, también la cara de los otros,...




¡Mira! Amanece sin reloj, búscame en la playa,


me he ido sola con una toalla y las llaves,


si me llamas no te oiré, sólo el eco de la goma del pelo sobre la arena.


¿Volvería a fumar en Australia?




Casi paro durante una semana, y de repente gira, gira y vuelve a girar,


planta el dedo en un punto justo ahí, ...ya puedes metérmelo,


ahí es adonde vamos.




Me he vacunado para todo salvo para viajar.


Entorné los ojos y justo vino un revisor,


me miró nada más que las tetas...me había hecho la dormida.




La próxima vez me pongo sombrero, resulta muy apropiado.


Los sombreros viajan más que los paragüas,


los paragüas se pierden más que las bragas,


las bragas se pierden más que los calzoncillos,


me gusta ponerme calzoncillos,


creo que compraré unos a juego con mi pelo.




Gira y gira vuelve a darle...ahora en otro idioma,...


Gírame, aunque ya no tenga billete,dale, de nuevo.


Me voy de viaje, asi te enseño la espalda.



Salvación

Nadie te dijo que iba a ser yo la que te salvara.

Nadie te lo dijo porque no era verdad, porque yo mareo a los que me rodean, porque cambio cada día y el caos dirige mis pasos. En ocasiones hacia la línea vertical de caída, en ocasiones hacia la horizontal de las espaldas tumbadas.

Y siempre hablo contigo, te escribo, te reinvento, pero en realidad no te conozco: eres muchos. En el mejor de los casos puede que seas sólo uno.

Y te dedico historias y metáforas, y las hago verso prosaico ininteligible, porque escribo sin diccionario de imágenes. Es posible que en ocasiones tenga que releerme para no perderme en mi propio imaginario. No me ordeno ni cuando detengo la escritura.

Nadie te dijo que en realidad tú no eres nadie, que no existes, que puedo dedicarte un epistolario infinito, que mi escritura puede ser siempre en segunda persona del singular...pero que no existes porque eres demasiado inabarcable.

Porque la idea de este "tú" que me inspira es demasiado etérea para que seas alguien. Porque si intento perfilarte un poco más tal vez te descompongas en moléculas en viaje.

Porque de hecho, aún hoy creo que te hablo de "tú" dado que no sé ponerte nombre, porque no sé si un día lo llegarás a tener. Tal vez ni siquiera te han parido, o tal vez ya te has muerto o estés en coma. Te invoco y te describo sin ganas.

Ya no sé si quiero salvarte y devolverte a la realidad.

Pero no me vengas con reproches...nadie te dijo que sería yo la que te sacaría de la nada.

Esperemos a ver si vuelves tú solito.

Uno mas

El galgo mira y derrama los párpados,
está cansado de ver cómo los demás no sabemos sino arrastrar los pies.
Yo miserable y él majestuoso.
Ahora come.
Al galgo le han atado por el cuello a la pata de la mesa,
en la misma terraza, inclinada justo un quince por ciento,
ruedan abajo pelotas que no persigue,
pierde el aliento que no gana y deja las orejas gachas.
Bosteza.
Calibra y espanta moscas agitando la cabeza en el vacío,
porque el galgo ya no tiene trabajo y come de vez en cuando chorizo en vez de pienso proteínico,
por eso sabe que nadie le apuesta, y que le llaman como a una vaca.
Su dueño, orgulloso, le acaricia detrás de las orejas,
las mismas que mueve para espantar moscas,
las que ya no retrae para evitar la resistencia del aire.
Se rasca.
Se siente elefante entre tanto cacharro, porque camina con patas hercúleas
que sólo son bellas entre sus iguales,
y sus valientes modales no valen para pasearlo por el parque.
Mea.
Se va a casa.

Naces, creces, no te reproduces y te vas

Anoche no pude dormir, estuve dando vueltas sobre mi eje, dentro de mi cama, alrededor de la almohada.
Tenía un come-come y por eso atraqué la nevera.

Justo antes del postre hecho con calamares rebozados, decidí declararme.

Allá va: me gustas.

Bueno bueno lo que acabo de decir...ya me he puesto roja tono rioja.

Y tu sigues igual, con esa palidez en tu cara.

Una cara grande y llena de granos, ¿o son hoyos de la varicela?

Bueno, pero me gustas,..

Cada vez que te miro recuerdo la cantidad de mostachos y faldas con los que te he compartido.

Siempre que sé que vas a venir paso de proyecto de gata a completa loba ejerciente.

Y te busco noctívaga, y voy a otro bar, y me asomo por la puerta a lo cabeza flotante.

Y pido otro hielo, otra pajita y un litro o dos de chistes malos de barra.

Pero te escondes...

Tienes muchas leyendas urbanas, de esas de campaña de marketing: que si tienes un hombre, que si tienes un hijo, que si lo acunas cuando te vienes abajo...

No importa, yo soy tu fan, y aunque sé que muchos te pretenden y te reclaman, aquí y ahora yo te invoco.

Deja de inspirar iluminados al otro lado y anima este akelarre esperpéntico.

Porque, querida mía: tú y yo estamos sintonizadas. Hoy comienzan al tiempo tu periodo y el mío. Hoy, Luna lunera, no nos queda otra que ser mujeres.

Lo de dar vueltas ya si eso te lo dejo a ti.

El rosal social

Estimado Mortadelo:

No creas que he tardado en responderte por dejadez o abandono, sino más bien por lo contrario.

He estado meditando intensamente sobre tu planteamiento y se me ocurren varias ideas que aportar al respecto.

En primer lugar, debo decirte que personalmente sí que he sentido algunas temporadas en las que he preferido la soledad voluntaria y en cierta forma hostil. Estas temporadas han sido escasas y breves, y lo cierto es que no recuerdo haber hecho evaluación alguna del resultado en mí y en mi entorno social.

Por otra parte, sí conozco bastantes personas que han atravesado periodos de aislamiento voluntario que podría calificar como "no pacíficos". Con esto quiero decir que no se trataba de personas que simplemente dejaban de llamar o de acudir a los eventos o reuniones sociales, sino personas que han renegado activa y verbalmente de sus respectivos entornos. Con algunas de esas personas (actualmente recuerdo unas cinco), sigo sin tener contacto alguno, ni yo ni nadie de mi entorno. Este hecho no implica necesariamente que se hayan convertido en eremitas, pero tampoco puedo garantizar lo contrario.

Hasta ahí mi punto de vista empírico.

Al hilo de tu post, considero muy afortunada esa analogía entre esta realidad que comentamos y la poda del rosal. Es por ello que he indagado bastante en estos días sobre todo lo que rodea a esta práctica de jardinería. Me ha sorprendido, a medida que iba conociendo los detalles, la perfecta comunión entre la necesidad de la poda de esta planta, y la que tenemos las personas de mejorar nuestra vida social a través de la retirada a tiempo.

Abordo el tema, pues.

El rosal es una verdadera institución que se encuentra presente en casi todos los jardines que visitamos. Todos tenemos o hemos tenido alguno, al igual que todos tenemos o hemos tenido vida social, fuente de alegrías y desdichas, fuente de rosas y espinas.

Centrándonos en la planta de tipo arbustivo, es imprescindible acertar con la época en que realizamos el saneamiento. No debe ser ni muy pronto ni muy tarde.

Si la poda se realiza pronto, puede verse resentida por las heladas de febrero, al igual que si decidimos desarrollar una criba social antes siquiera de tener vida social, puede que nunca dispongamos del florecimiento de la misma. En caso de poda tardía, directamente esta floración se verá resentida, y puede que las relaciones sociales que hallamos fraguado ya, hayan menguado nuestro discernimiento y sea difícil la vuelta al ser, a lo que uno quiere ser. Habría que esperar al próximo invierno, a la próxima intentona.

La poda se realiza para sanear y fortalecer.

Con ella se van las ramas, pues deseamos dirigir nuestro propio rosal social, a pesar de que parezca perder la imagen que tenemos del mismo.

Asimismo se van las rosas marchitas y mustias que roban nutrientes para las que vendrán, fuertes y renovadas. No podemos continuar con amistades que nos distraen de nuestra personalidad, por muy enriquecedoras que sean (o que lo parezcan). Hemos de quedarnos solos, y suavemente despedirnos en aras a nuestro futuro bienestar. Daños colaterales.

También echamos abajo las espinas (éstas hacen sangrar al jardinero, o sea, a nosotros mismos y nuestro corazón). Uno no puede seguir tirando de amistades que no funcionan, ni de relaciones sociales que lastran la moral o la disponibilidad. No podemos continuar con vampiros emocionales durante nuestro propio saneamiento, y es necesario decirles adiós, o por lo menos hasta el próximo periodo en que nos encontremos fuertes de espíritu y decidamos cómo afrontar nuestra reaparición.

En ocasiones ni siquiera es suficiente con podar, sino que hay que trasplantar. Salir de nuestra ciudad puede que nos aporte nueva luz, brisas diferentes y ecosistemas sociales beneficiosos, nunca se sabe. O puede que nos arruine la moral y nos devuelva a un punto de partida peor que aquél del que salimos. Si veníamos con pulgones dentro de nuestra psique, los llevaremos con nosotros a cualquier parte y contaminaremos allá donde volvamos a echar raíces.

Durante este trance, el rosal no se ve atractivo, nadie quiere fotografiarlo o hablar de él. No es agradable en ningún sentido, y sin embargo, es evidente que promete muchos y buenos frutos para la vista y el olfato.

Así pues, mi querido Mortadelo, después de semejante disquisición que, espero no haya resultado demasiado farragosa, mi conclusión se hace evidente.

Para realizar una buena poda o un buen aislamiento social y regenerativo, es necesario hacerlo con guía, tal vez con manual, con ayuda profesional, o de alguna persona que lo haya hecho anteriormente y nos aporte lo necesario para finalizar la tarea exitosamente.

Una vez realizada esta limpieza personal o botánica, acertadamente y desde lo racional, la apuesta que habremos hecho será garantía de éxito.

Ahora la cuestión sería si todo el mundo puede permitirse, en el exacto momento que lo necesita, un periodo de introspección asocial. ¿Qué ocurre si esa necesidad nos surge cuando, por problemas o tragedias vitales lo que necesitamos es exactamente eso, que la gente nos apoye y nos abrigue con su ánimo? ¿Qué ocurre cuando tenemos a un ser querido enfermo o fallecido, o una enfermedad grave y consideramos que es necesario hacer criba en ese preciso momento? ¿Es oportuno? ¿merece la pena?


AIW

No te miraba a ti

No te miraba a ti, no te confundas, miraba a través de ti.


Pasaban personas y perros, gente extranjera y carritos de bebé, sacaban fotos a las piedras de Villamayor y a la paloma que me ha cagado hoy en el regazo mientras leía a Milán Kundera. Bendición escatológica.


No te miraba a ti, no te confundas, miraba sin ti en el plano.


Llovían los almendros, que tampoco son para tanto, apenas flores de chopo mezclados con el fruto de mi estornudo. No me quedan pañuelos de papel y el rollo del baño se ha acabado. Tendré que disimular mi alergia y alegar mucha emotividad cuando veo flores. Bonito el polen, bonito él.


No te miraba a ti, no te confundas, miraba que ya no estás aquí cuando no miras, que estás en otra parte.


Las partes en que se divide la plaza son dos, las que pueblan las personas y las que reviven pájaros y ratones. Algunos con nariz de ratón fotografían diariamente cómo los pájaros comen la comida que dejan las personas en el suelo. Buena cadena alimentaria, sin fin y sin asalariados.


No te miraba a ti, no te confundas, miraba tu ropa y analizaba si era de marca.


Me marcaron con un hierro en el cachete y me filetearon y ahora soy el orgullo de mi denominación de origen. El origen de todo mi ser está en el campo que se levanta hasta convertirse en montaña y rebosar de nieve por los bordes de la carretera.


No te miraba a ti, no te confundas, miraba lo que ha hecho la Primavera. Ha aparecido en tu rostro y le ha devuelto un año más la adolescencia. ¿Por qué sólo una floración?

El animal social

Estimada AIW:

Aprecio la prontitud de tu respuesta y es por ello que me apresuro yo también a mantener a buen ritmo lo que parece que va a ser una fructuosa justa dialéctica.

En absoluto deseo centrarme en ti y en el contenido de tu blog en futuros post. No obstante ésta era una pregunta que, como lector asiduo, y dada la oportunidad de expresión que me has brindado, se hacía oportuna y necesaria.

Al hilo de este tema, que te aseguro se repetirá en el futuro (tu blog es para mí imperioso objeto de análisis freudiano), querría comentar algo que se me ha venido pasando por la cabeza en los últimos tiempos.

Últimamente noto que me alejo de las multitudes. Me aburre la barahúnda, de abruma el ruido. Cuando miro a la gente que está en la calle, en un bar, en el supermercado, en el gimnasio...cuando me fijo en ellos me siento un observador de National Geografic. Miro al individuo como objeto, como producto... el individuo, sus anhelos, su personalidad, su esencia, se diluye cuando se encuentra en grupo. Veo como una chica dulce y delicada comienza a gritar por la calle cuando se encuentra paseando con sus amigas. Veo como un chico tímido y sonriente se vuelve enjuto y prostituye su candor esperando la coba de sus congéneres.

Yo me he visto muchas temporadas en esta situación, correspondiendo a mi vena de animal social, observando impávido cómo disfrazaba continuamente mi cara y mis maneras en espera del aplauso ajeno. No me entiendas mal... No soy "una víctima", en teoría una actitud bien pergeniada obtiene grandes logros. El problema no es que yo renuncie a mi personalidad para gustar a los demás. El problema es cuando volvemos a casa, a nuestro sofá, cuando hemos de mirarnos al espejo en soledad... En ese momento... ¿acaso hemos sido lo que hemos querido? Ese es el problema, que llega un momento en que, tanto tiempo mezclados con el rebaño, perdemos de vista lo que somos. Ya no sabemos si lo que nos gusta es original nuestro o fruto de la influencia externa.

He encontrado mucha gente que, harta de tanta pleitesía al gusto ajeno, hartos de no saber ni cómo les gusta el café, o siquiera si les gusta, han decidido extirparse la vena social y hacerle un corte de mangas a los griegos que afirmaban que hemos de vivir activamente en la polis.

Aquí se plantea el debate.

¿De verdad nos gustaríamos en esta tesitura?

¿Tu has probado a hacer algo así, AIW?

¿Merecería la pena mutilar nuestra vida así? ¿o es tal vez como el rosal, que es necesario podarlo para que florezca con fuerza más tarde?


Atentamente,


MTDL

¡Bienvenido!

Estimado Mortadelo:

Me complace muchísimo que te unas a este blog. Estoy segura de que aportarás una nota de frescura, y, quién sabe, tal vez te conviertas en indispensable... Lo cierto, es que aparte de algunos intercambios de información muy escueta por correo electrónico, apenas sé nada de ti. Por tanto, tengo que decir que el hecho de que te unas a este País para mí es un riesgo.


No sé qué actitudes tomarás a lo largo de tu intervención, y dado que me he comprometido a publicar todo lo que me comentas, tal vez me esté metiendo en un berenjenal... No obstante, me atrae la idea de lo exógeno y de apartarme de tanta introspección y resurgimientos personales varios.


En atención a tu pregunta...¿Para quién escribo? Me he sentado a discutirlo en un fórum-debate con todas mis personalidades, y, tras muchos desvelos, hemos concluido que escribo para mi misma. Es decir, que no se trata de un blog comercial, ni divulgativo, ni siquiera atrae a un publico minimamente numeroso. Por otra parte, como se indica en la presentacion, es de expansion terapeutica, es decir, que se trata de un volcado de mi cabeza y por eso mismo el contenido en si es un verdadero galimatias.


Este planteamiento me lleva a preguntarte, con todos los respetos, si tu intencion al colaborar aqui es entrevistarme a mi o proponer algun otro tema que suscite algo mas de polemica. Veras, no creo que explicar el contenido de mi blog vaya a añadir a este ningun elemento que lo revalorice, sino todo lo contrario, pues los sentimientos y la prosa poetica pierden la esencia si se traducen y se diseccionan desde la racionalidad.


Espero ansiosa tu respuesta.


Un abrazo


PD. Perdon por la ausencia de tildes en este post, pero a veces a mi PC se le confunden con la ç.

Buenas...

Hace mucho que sigo este blog. Después de insistir e insistir, de darle la murga a Alice In Wonderland...He conseguido que me acepte como colaborador. Me pregunta qué tipo de escritos hago, cómo colaboraría, si ni siquiera tengo otra cuenta de Google...yo lo único que quiero es escribir, y no tener que andar "frikeando" con lenguajes HTML ni esas chorradas que parece que tienen sorbido el seso al personal.

"Comunidad bloguera". ¿Qué coño es eso? Y nosotros ya no somos meros escritores...¡Somos Blogguers!...En fin... pero ése es otro asunto.

Lo que quiero decir, es que yo le envío mis textos a AIW, y ella se ha comprometido a publicarlos. Para que se diferencien bien, y haciendo contraste con el tono violeta que aquí reina, escribiré en tonos verdes. Sé que es como pegarle una patada al niño Jesús, pero es más importante la utilidad de los colores que la estética. Por lo menos, eso creo yo.

Después de tanta intro y tanta leche, creo que debo presentarme. Soy Mortadelo. Sí, el de Ibáñez. Lo soy porque soy muy largo, calvo, con interminable nariz y gafotas. La afición por disfrazarme se reduce a la época carnavalesca que precede a la Cuaresma, sin embargo, sí que creo que soy bastante camaleónico y difícil de catalogar. El etiquetado es tarea que no corresponde al propio producto, sino a los que lo venden o lo compran, o sea, a vosotros.

Para comenzar mi intervención como invitado en este País de las Maravillas, me gustaría preguntarte, AIW, entre otras muchas cosas... ¿para quién escribes? Lo pregunto, porque a veces parece que estés hablando para tu psicólogo, otras que fueses el Espasa Calpe, otras que quieres ligarte al lector...

MTDL


No lo consiguió

Le salen borbotones de las orejas, y eso que aún no sabe lo que va a decir,...Lamenta que se le escapen las ideas por las cloacas que se le desatascan con cada pálpito y mira al público. Tal vez les fulmine con la mirada, o tal vez se haga pis encima mientras le castañetean las rodillas. Tiene tanto que expresar... que bebe agua y se la limpia de la frente. ¿Cuántos folios eran? Muchos más de los que recordaba cuando los escribió. Y desmenuza el atril en partes geométricas. Desde la boca de su estómago clavada a la esquina hasta el trozo de papel. Del trozo hasta el micro, y del micro hasta el vació que le devolverá el eco.

Traga mares de saliba y se ahoga, carraspea y desea fumarse el aire pero no tiene cenicero en el que echar las sustancias inhaladas, y la papelera está a la otra punta. junto a la azafata tiesa de color rojo, la azafata, no la papelera, claro.

Finalmente vomitó...

Aprovechar el tiempo

Estuvo cien años viajando por las casas de los cuatro vientos,

cien años pasó practicando hipnosis regresiva,

otros cien comió y comió huevas de esturión, paté de bicoca y muslo del último koala,

un siglo estuvo sin hablar y otro mirando al horizonte delante del deshielo que aún quedaba,

dibujó cien maravillas, una cada año, y compuso otras cien al piano para recopilar en un solo CD,

cien años dedicó a hacer y deshacer maletas por las casas de los amigos

y cien años se empleó en decorar y vaciar apartamentos.

Al final, sólo le quedaron cien años para masturbarse sin parar y de todas las maneras posibles.

Cuando se sintió vacío, renovado, y exhausto decidió volver a su recompensa, a los brazos de ella, quien le dijo mirándole sinceramente a los ojos:

"Mi amor, en todo este milenio... ¿Es que no has tenido ni un momento para mandarme un mensaje y decirme que estabas bien?"

Hoy no

Yo siempre acabo mis escritos añadiendo alguna moraleja, una reflexión que cualquiera se pueda aplicar, siempre con un tono positivo, alentador. Pero hoy...la verdad es que no me ha ocurrido nada, nada ha cambiado de ayer a hoy para que decida expresarme así.
Y sin embargo, no sé si volveré a sentir amor. Así lo digo, con todas las letras. Sé que no gano muchos adeptos al blog con este tono desmoralizante. Pero es lo que hay.
Porque yo creí, ciegamente, como quien cree en un milagro. Y obré en consecuencia. Me tiré a todas las piscinas que había, no guardé la ropa. Me sumergí hasta el tuétano. Lo di todo a conocer, tocaron todo mi cuerpo y todos los resquicios de mi personalidad.
Hoy cada cosa, cada rincón y cada costumbre cotidiana están de alguna manera tiznadas de recuerdos que ya no son. Me paso el día exorcizando.
Lo peor de todo no es esto. Lo peor es que no quiero volver a compartir. Porque yo pensaba que dándolo todo me aseguraba calidad, me aseguraba amor incondicional y sin medida, como el que sentía que yo estaba dando.
Pero no. No hay garantía de nada en el amor. Eso de que se cultiva y nace la planta fuerte y robusta...todo patrañas. Con las mismas te puedes dar cuenta de que estás viviendo una fantasía en la que idolatras lo que estás viviendo.
Yo no digo que no haya sido amada. Lo que digo es que siento que nadie me ha amado sin calcular, nadie lo ha hecho hasta el fondo y sin medir consecuencias. Las películas no existen. Existen los egoísmos, las calculadoras, las negociaciones y los miedos.
Veo otras parejas, cómo se hablan, lo que cuentan de su vida en común. Y me tengo que callar, porque en cualquiera de esas situaciones recuerdo lo que me ha pasado a mí, me reconozco en ellas, y no puedo decir lo que pienso. Porque lo que pienso es "Déjalo, sal corriendo, no te merece, y tú no te mereces esto, ¡sal antes de que sea tarde!". Pero claro, nadie quiere escuchar eso, porque duele, y porque se nota que nace del dolor.
Y yo... yo soy de naturaleza optimista. Pero hoy no. Lo volveré a ser más adelante. Pero hoy no.

Toca reir...

¡Pruébalo!

Cada 6 de enero desmonto el árbol de navidad plegable, guardo los adornos cuidadosamente en cajas donde nunca caben de nuevo y desenchufo las luces. Pienso cada año en estas fechas los mismos tópicos: que ahora viene el trimestre más duro y más oscuro del año, que por lo menos los días alargan y "por Reyes lo notan hasta los bueyes"... Pero este año es diferente.

En mitad de la muy mencionada situación dantesca de la economía y otros factores combinan con ella. En el transcurso de una muy depauperada situación política vista desde cualquier flanco, terminado un año de incertidumbre y amenaza a los fumadores, taxistas, estudiantes, pensionistas, controladores, famosos, abortistas, funcionarios, empresarios, empleados,... Al mismo tiempo que se hacen apuestas sobre los números de la EPA igual que en la lotería de Navidad, mientras toda España se ríe de algún chiste de la semana o algún titular ridículo,...

En esta marejada de fondo yo quiero llevar la contraria a la corriente y por eso corro en el otro sentido. Porque me nace. Porque cada día quiero más maravillas en mi vida y en la de cualquiera. Porque me aburre quejarme. Porque me harté de llorar y no sirvió. Porque los malos trances tan sólo me han funcionado de vomitivos y laxantes. Porque cuando te he contado las cosas malas he observado cómo te negativizaba sin querer. Porque si te las vuelvo a contar será porque no tenga otra. Porque tengo ese pálpito. Más fuerte que otros años, más intenso, lo estoy notando. Habrá un giro y por eso ya estoy sonriendo. Me río mucho de siempre, pero esta vez con muchas más ganas.

Te lo digo, créeme, este año sólo es una vuelta nueva alrededor del Sol. Sin embargo, se trata de un hito temporal, en cierta manera, que supone una más de todas las excusas que nos inventamos para hacer un punto nuevo de partida. Es decir, que aquí parto mi tiempo, entre un ayer y un hoy y los días que le siguen.

Te invito a que empatices con lo que siento, a que lo mames tú también. ¿Qué pierdes? ¿No estás harto de encontrarte a tus vecinos y hablar de "lo mal que está la cosa"? ¿No preferirías reirte? Ya sé que tú tampoco tienes trabajo, pero... ¿te ayuda hablar de ello con cada quien? ¿No? Entonces ven, que te cuento un secreto: ríete, así tus arrugas, esas que no se van, nacerán de la alegría, no del desconsuelo. Si tienes para comer y para dormir, duerme y come, descansa. Mañana será otro día en el que puedas mejorar tu situación. Deja de contar que te va mal, mejor que eso... ¡cuenta un chiste! Y ríete con ganas, hasta que te duelan los abdominales. Luego afrontarás lo demás, y mientras...¡que te quiten lo reído!

Supongo que te habrán soltado muchas veces esta cantinela, pero esta vez, según lo lees... ¿no te da curiosidad probar una nueva actitud? No me digas nada... de momento, sólo piénsalo esta noche con la almohada.

Amor desviado

Nunca pensé que pudiera quererte tanto. Aún te llevo en mi ropa y en mis sueños, prendido a ellos e indeleble. Siempre pensé que este tipo de amores era una perturbación, inocua, pero desviada.
Me fui de viaje y te dejé con otra. Confié en ella, pero ella no era consciente de lo que tenía entre manos: A ti.
Recuerdo tus arrebatos, de repente agresivo, de repente quedo y zalamero. Al volver no estabas. Habías optado por otros mundos, otras compañías más afines a ti.
Yo permanezco aún aquejada de este vacío en mis manos y en las yemas de los dedos, un mal extraño pero extendido y de fácil diagnóstico: nostalgia gatuna.

Coloca este banner en tu blog

BannerFans.com
anunsit4nnGB
ofertas vuelos londres
directorio web Directorio YAAQUI de Bitácoras y Weblogs Personal directorio web Buzzear (ES) Directorio de enlaces - COMpartimos.NET blogarama - the blog directory Más tráfico para tu blog blogs The House Of Blogs