Nuestro próximo encuentro

Vaya por Dios, perdóname, una vez más te meti cuello y tú no tuviste más remedio que apagar el móvil y devolverlo al congelador. ¿Qué tal si empezamos otra vez?

Yo podría llamar a tu timbre, vestida a medias, con un sólo calcetín y la mitad del pelo cubriéndome un pecho, así tú podrás decidir qué parte de mí te gusta más. Podrías invitarme a un yogur de vainilla y comerlo manchándonos las narices. ¿Preferirás luego ir a pasear por el bordillo de la acera? No, esta vez te voy a cautivar, creo que no hay nada mejor en esta época del año que ir a la azotea de la Facultad. Hay que saltar unas cuantas alarmas, y puede que caigas al vacío, pero es que me gustan tanto las piedrecillas que recubren el tejado... Allí te enseñaré qué dibujos hay en el cielo a las 2 de la mañana, eso nunca me ha fallado, ya sabes, allí se ve un pato, más allá un llavero, y aquéllo, aun adivinándosele tener forma fálica, los teóricos más insignes concluyen que se trata de las llaves de casa. No, no creo que debamos intercambiarlas ya nunca más, mejor espera un tiempo hasta que nos busquemos la ingle por debajo de los mostradores, luego ya veremos si también sabes buscarme las caderas.

Por el momento quiero librepensar y releer el último libro que me enviaste en pdf, "Cómo cerrar la puerta y dejar las llaves dentro", aprendí mucho sobre candados a prueba de rotura.

...y llovió


Me senté contigo una madrugada en aquél banco. Si me hubieras dicho que era de paja me habría ido antes de que se derrumbara bajo mi trasero. Pero en vez de eso te escuché, tenías tantas ganas de soltarme aquél conjuro directo a la tráquea... al final conseguiste lo que querías, que juntásemos los cuellos y fuésemos directos a tirarnos al río.


Hoy ha llovido, ha diluviado y me he acordado de lo mojados que estábamos dejándonos llevar por la corriente, arriba y abajo, encima y debajo, de lado y de frente, dentro y fuera... resultó que era mentira, era ilusoria aquella sensación de vértigo pecaminoso, había muchas más entrañas estrechas, complicadas, enrojecidas e inflamadas dentro de ti de las que yo hubiese podido extirpar en años. Seguro que esas amigas amigas tuyas, las uñas clavadas en la espalda, andan recorriendo muchas más espaldas desde mucho tiempo más atrás que nuestra última entrada de cine a medias.


Retiré mi vientre para cuidarlo como nadie lo ha cuidado jamás. Está inflamado y burbujeante, tiene latidos y en ocasiones me mira incómodo, preguntándose cómo es que nunca lo habían acariciado con las dos manos a la vez.

Aprendamos para la que está cayendo

Un buen granazo de arena el que aporta Alex Rovira con su libro "La buena crisis" y con esta entrevista. Merece la pena!
http://www.alexrovira.com/cat/videocnn.html

Coloca este banner en tu blog

BannerFans.com
anunsit4nnGB
ofertas vuelos londres
directorio web Directorio YAAQUI de Bitácoras y Weblogs Personal directorio web Buzzear (ES) Directorio de enlaces - COMpartimos.NET blogarama - the blog directory Más tráfico para tu blog blogs The House Of Blogs