Seamos libres

De ser libre, tendría alas, 
miraría como cigüeña al ocaso.
Subiría, bajaría, 
jugaría con mis amigos, los vencejos. 
Eso haría. 

Para ser libre 
habría de aflojar el ceño, 
destensar el cuello,
aliviar paso y mirada, 
tal vez parar. 
Así sería. 

Quien libre sea,
decidirá callar pronto, 
quedarse quieto, 
dormir, 
quizá sentarse,
susurrar y no gritar, 
escuchar después de oír, 
leer, 
escribir, y tal vez, sólo tal vez, 
no escribir. 

Mañana sería un buen momento,
la libertad nos llama,
amigo, paisano, hermano. 

Sal del rincón, asoma, 
han dicho que podíamos volar, 
lo dijo el telediario, 
los estudios científicos,
el horóscopo y mi libro. 
Ya te han bajado el ceño, el cuello y la mirada. 
Te veo callado y quieto, 
me hablas quedo y bajito. 
Te sientas y escribes. 
Te paras y lees. 
Te veo libre y celeste. 
Estamos listos.

Vamos ahora con los vencejos. 

Canción del DJ

"La música estaba hecha,"
me decías,
"no merezco la ovación."
Estalló la algarabía.

"Me limito a combinar,"
proseguías,
"sólo pongo otra canción."
El éxtasis crecía.

"No invento yo las notas,"
insistías,
"¿por qué la admiración?".
El Sol se despedía.

"Bailan todos,como siempre,"
prometías,
"no es magia, sólo emoción."
Y el Sol, que ya volvía,
se acercaba y te pedía:
"¡Pincha otra, por favor!"


...A DJ Raf.

Dedicado A.M.B.

Tu grandeza es mayor, 
siempre mayor de lo que dicen. 
Te digo "gran" y se queda en poco, 
te digo "magnífico" y se queda tenue. 

Si aparto 
tu filosófica barba griega, 
si avanzo
por entre tus colosales manos, 
si me adentro
en tu blanco pórtico de risas, 
si ahondo
en tu soberbia estampa,
el verdadero hallazgo serás tú. 

Tú iluminas la luz,
tú siempre con amor, 
el que das, que sin fin aumenta, 
el que has encontrado,
contagioso y puro. 

Esa semilla de oro
de la que naces,
en que floreces,
y cada día te rehaces,
es puntal, es faro
y es corriente.

Fortuna quiso nacerte,
bondad amamantarte
y Sabiduría amarte, desde hoy y en cada instante.

Y así, inmenso, expansivo,
recorres mil países.
Yo conozco tus maletas,
tu sombrero y tu olivo,
que trajiste caminando,
al País más pequeñito,
de cosas maravillosas,
del que eres ya vecino.

Te observo por la senda
y tú, sin ningún motivo
me haces cantar y bailar
y aplaudir por estar vivos.

Otro año, Gran Antonio,
sumas y sigues, y creces.
Otro año, Gran Antonio,
naces, renaces, renaces...

No somos guays

No volamos ni atravesamos paredes, 
a pesar de intentarlo cada tarde.
No brillamos en la oscuridad,
aunque miramos todo, por si algo brilla, 
para decir "¡Hala!" en caso necesario.

No contamos con varita mágica, ni alas de purpurina,

aunque aprendimos a fabricarlas
para por si acaso. 
Nunca se sabe. 

Las chicas como yo sabemos

que un Óscar en las manos
pesa mucho mucho, 
más que un bote de champú, 
o que el spray de la madera. 

Las chicas como yo miramos a otras chicas, 

y se nos abren la boca y los ojos, 
inclinamos la cabeza, aprendemos,
e imitamos a solas en casa.
Somos chicas que miramos, 
y luego admiramos. 

Las chicas como yo no hechizamos, 

no encandilamos,
pero prendemos velas. 
No tenemos el pelo de seda, 
pero hacemos trenzas a otras chicas,
y tatuajes de henna, 

porque son bonitos.

No levantamos ejércitos,
ni nos siguen por las redes,
pero nos gusta cazar renacuajos, 
en verano,
con la misma red de la piscina, 
y con la disciplina
que sólo pueden dar 
las ganas de explorar. 

Cuando una chica como yo

se encuentra con otra chica igual,
el abrazo es muy largo. 
Se emplean todos los brazos, 
las sonrisas, las carcajadas,
los latidos, las patas de gallo, 
el pelo, las piernas y las danzas
que cada una lleva acumuladas,
y que sólo puede compartir
con otra chica,
a condición de que sea maja. 

Las chicas como yo, 

no somos guays. 
Pero lo pasamos chachi. 

Restos de las flores

Parece que nade en pétalos, 
rojos, rosas, blancos, hojas, 
y que nadie repare en ellos, 
pues sólo yacen en el suelo. 

Lo que cae al suelo se ignora, 
como las lluvias del cielo,
sólo vemos aquí y ahora, 
sólo delante y cerca, 
y las gotas caen, 
no vemos, 
pero sabemos
que van cayendo,
que mojan y resbalan,
que también crean suelo
con lo que queda de las flores. 

¿Qué queda del jacinto, la peonía, la violeta?
¿Qué de la margarita? ¿Y de tus Rosas?
Te lo pregunto por la noche, 
porque parece que se pueda
preguntar sin que se note. 

Aún quedan, me dices,
lilas, lirios y muchos, muchos dientes de león.
Los guardas muy al fondo
de la copa, sombrerero, 
para que el próximo enero
tengamos para los dos.

No me fío de las flores
que regala mayo al Sol,
sino sólo de la Rosa
de quien eres defensor.

¿Alguna para mí? pregunto,
retorciéndome el gabán,
pues tengo miedo de pedir
lo que sólo se ha de dar.

"Aguarda, Alicia,"
das en contestar.
"Soy peregrino,
todo se andará".

Coloca este banner en tu blog

BannerFans.com
anunsit4nnGB
ofertas vuelos londres
directorio web Directorio YAAQUI de Bitácoras y Weblogs Personal directorio web Buzzear (ES) Directorio de enlaces - COMpartimos.NET blogarama - the blog directory Más tráfico para tu blog blogs The House Of Blogs