Cuento de los guerreros


Érase una vez que se era, en tierras nada lejanas y sí carboneras, un aguerrido caballero, sin capa ni sombrero, con mirada rasgada y gesto honesto. Cada día luchaba contra los elementos, contra el bando enemigo, e incluso contra su propio yo. En cada contienda, en que era atacado por necios y cobardes, empleaba la misma munición, se valía de sus armas, las que nunca le habían fallado, sus nobles lemas, su apuesta. Él contestaba desde la justicia, con el presto pulso de quien se sabe conocedor de la verdad.

Cada día, ese héroe, se deshacía de su artillería, la guardaba en el armario, colgaba su armadura en la percha, se lavaba con jabón de manos los colores de guerra y aguardaba, sintiéndose exhausto pero satisfecho de su encomiable hazaña.

Ella llegaba ajada, enjuta, con el pálido rostro de quien había perdido su última brizna de fuerza. Venía de los caminos, de orientar a los transeúntes, darles agua, aliento, consuelo, alimento,...ese era su oficio, su propia batalla.

El caballero, igualmente cansado, le abría cada día la puerta de su castillo y la envolvía en sus mejores manjares, caricias, épicas historias,...cualquier cosa para arrancarle una sonrisa de su somnoliento rostro. Ella lo miraba embelesada, nada sabía de lo que en la vida de su amado acontecía día tras día. No obstante habría apostado el cuello por la gentileza de sus actos en ausencia de ella. Él tenía el estómago encogido, como cada vez que podía besar sus párpados. Habría apostado la mano por la rectitud de sus actos en ausencia de él.

Cada noche, sólo al llegar uno a los brazos del otro, volvían a sentirse de nuevo en casa y podía cada uno tener el descanso del guerrero.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

PERO QUE PRECIOSA ERES Y COMO TE QUIERO.

MI DULCE GUERRERA, OJALA LO SIGAS SIENDO HASTA EL FINAL DE LOS TIEMPOS. (O HASTA QUE NOS QUEDEMOS ENGURRUBIÑADOS.

Alice In Wonderland dijo...

Yo sí que te quiero, anónimo mío!!

Mr. Ferdinand dijo...

Es siempre satisfactorio ver que todavía quedan caballeros en éstos tiempos, donde se prostituyen la moral, la verdad y la inocencia.

Buena entrada, ha sido como éstos días de lluvia refescante, que limpia el intradós y extradós de mi ser, recordando la promesa que me hice un día, de seguir un camino de rectitud y honor, sin esperar ni tener fanfarrias ni tambores que anuncien nuestra triunfal entrada a nuestro hogar, sólo una comida caliente, y afortunados vosotros, unos brazos amigos donde compartir sueños, vida e ilusiónes.

Quiera el destino que algún día también yo pueda tocar la cítara con alegría, cantando las gestas de mi amada, en medio de la noche, la cual solo trae temeridad, añoranza y demonios que secuestran el sueño.

Un saludo para ti, Alicia, y un fraterno abrazo para su caballero,que aunque no le diése a entender mi punto de vista esa noche, a bien seguro que compartimos el mismo punto de vista humano y existencial.
Por el, pongo una pica en Flandes.

Anónimo dijo...

Que lindo modo de narrarlo... lo mismo digo, para mí, para tanta gente, así es mucho más bello, y me gusta hacer las cosas más bellas de lo que son, o más bien, me gusta que sean como son, aunque no lo parezcan... yo me entiendo, tu tambien. Un placer leerte, como siempre. Paola

Publicar un comentario

¿Qué opinas tú?

Coloca este banner en tu blog

BannerFans.com
anunsit4nnGB
ofertas vuelos londres
directorio web Directorio YAAQUI de Bitácoras y Weblogs Personal directorio web Buzzear (ES) Directorio de enlaces - COMpartimos.NET blogarama - the blog directory Más tráfico para tu blog blogs The House Of Blogs