LUNES POR LA TARDE

Dime una cosa. Dime si al levantarte esta mañana no te desgarró el pitido del despertador. Dime si justo cuando esa aguja sonora retumbó, no estabas soñando con sus ojos, a dos centímetros de los tuyos. Y vuestras bocas a menos de cinco.

A menos cinco, que es cuando siempre acabas saliendo por las mañanas de casa. Que te he dicho que llegues más pronto. Que no des el cante con el chirrido de la puerta, que siempre ensordeces la voz del de la tarima a y cuarto. A la cuarta hora sueles haberte despabilado. Pero aún tienes la cabeza en otra parte: en sus ojos.

Aunque hojees el Tribuna cada lunes y no haya enviado ningún náufrago dedicado, cada lunes compones tú uno para él. Porque los lunes sin él te matan, y los martes sin él, y los miércoles…Y aunque siempre retengas el viejo truco del mensaje subliminal “desde mi lunes asesino” (pondrías), sabes que su saldo es nulo, y que la misiva te parecerá hacerla al aire.

Te quedas sin aire después de cientos y cientos de personas que por detrás se le parecen, encuentras su chupa, su barba, su postura…su nada. Otra vez vuelve a no ser él. Tu “¿Dónde está Wally?” particular es ya más nocivo de lo que pueda reconfortar a tu mente.

Por tu mente pasan una y otra vez las mil cantidades de compromisos, deberes y rutinas infinitas. Te tocará repetirlos hasta avanzada la noche de ese lunes, como tantos otros, agonizantes, desquiciantes, sádicos punzantes y sableantes lunes, martes…Un horario infernal, que mata a cada azote de lluvia.

Después de que te maten la comida, el inglés, el vaivén de tus pies de una punta a otra de la ciudad, lo que menos te apetece es dormir para soñar no verle. El carajo es un buen sitio para que a veces se vayan los lunes y sus consecuencias.

Dime si te importan las consecuencias. Dime si ignoras el incremento de tu sueño acumulado. Dime si al final del día, con ojeras como cráteres no lo irás a buscar para tener su ojos otra vez a 2 centímetros de los tuyos.

AIW – 4/10/2000

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Seamos realistas. Hay ciertas cosas que a partir de cierta edad son absolutamente imposibles. El imposible de los saltos, las copas, los dias sin noche, y todas esas cosas que hay que aprender a disfrutar ahora, sin abuso, y sin comentar. Como si no hubiera pasado nada fuera de lo normal, pero sabiendo que cualquier situación de "sobrees3", bueno o malo, puede ser la última. Reconozcámoslo. Algunos ya tenéis una edad. Disfrutad de los madrugones y las horas intempestivas ahora que podéis, canallas!!!.

Luisito desde el asombroso mundo radiofónico de la esperanza. (SER)

Anónimo dijo...

Pero, nena, esto lo escribes tu?? quiero que me dediques una!!! Que bello, pero que poeta eres. Ademas de hacer linda la vida, lo sabes describir con palabras, guau. Te queremos. Paola

Alice In Wonderland dijo...

Jo, si yo ya casi no salgo, cuando tomo un par de copas ya estoy medio piripi, me he convertido en una curranta. Eso sí, con mucho glamour. :-)
Ya no tengo tantas ganas de desfasar, porque los findes se quedan cortos, y el viernes por la noche una llega reventada.
¿Se oye tu radio por Inet, Luis?
Pao, varios de estos artículos son antiguos, de cuando íbamos a la carrera, y me los publicaban en Tribuna Universitaria. Los recojo aquí para que no se pierdan.
Un beso a todos

Miguel Angel. dijo...

cierta edad, cierta edad... Los hay que nos tpoca hacer los sobreesfuerzos una vez por semana por tener turno de noche. Y si me toca trasnochar para currar, estar alelado con el trstorno horario por poner pastillas.... no me deis una oportunidad o lo haré por cuestiones más agradables. Y que vengan a decirme lo d ela edad :-)
CYBRGHOST

Publicar un comentario

¿Qué opinas tú?

Coloca este banner en tu blog

BannerFans.com
anunsit4nnGB
ofertas vuelos londres
directorio web Directorio YAAQUI de Bitácoras y Weblogs Personal directorio web Buzzear (ES) Directorio de enlaces - COMpartimos.NET blogarama - the blog directory Más tráfico para tu blog blogs The House Of Blogs