El Día de Hoy

Doy gracias y digo de nada.

Desde el mismo momento en que soplé y me intoxiqué con la misma capa de polvo que cubría los legajos cada década que hoy profano. Polvo formado por mierda, por piel y pelos, por ácaros y madera triturada. Doy y recibo. Esa es la vida.

Muchos dicen, opinan y escriben sobre ello...yo sólo pienso en el plano empírico, que es el que me puedo permitir. El plano en que mis manos soban y constatan la realidad de Santo Tomás, la de "si no lo veo no lo creo"; la que me tatúa el Universo ese, que dicen que implosiona y se expande; la puta realidad que me descuajaringa la espalda, porque ya son unos años; la realidad que me metes una y otra vez con fruición mientras...mientras me cuentas mentiras para poder meterme la vida una y otra vez más y más...
Como no leo, seguramente no digo nada nuevo sobre esta realidad que a todos nos hace iguales ante los ojos de la materia. Puedo pensar que es una materia suave o rugosa, pero al fin y al cabo, no deja de ser una piedra con forma de lija que me está robando las células muertas y creando polvo.
Y los cultivados vendrán, me lincharán, y objetarán sobre cada uno de mis improperios dirigidos a la vida. Me contarán historias sobre cavernas, sobre el lobo y el hombre. Me preguntarán el color del cristal con que os miro a vosotros, espejos volubles de mi realidad. Algún que otro despistado se aventurará a explicarme que todo funciona a raíz de mi percepción, que yo soy yo y mis circunstancias, que la fe y la razón son dos furcias pegadas a la misma moneda y las puedo tratar según me nazca...
Puede que un día ponga los pies en la Tierra y descubra que la realidad es más plana que mi encefalograma, que Copérnico murió justamente, que Galileo era un fantoche,... Puede que no haya tantos universos paralelos y simultáneos, que todos sean uno. Puede que este polvo que estoy respirando -y que va a generarme una hepatitis por intoxicación de realidad- no sean más que restos de otras realidades que otros percibieron y no supieron digerir.
Y yo, mientras, limpia que te limpia, ordenando por métodos bibliográficos recuerdos que no son abarcables. Males de ojo que obvié, juicios que dicen que gané, pulsos morales contra la indecencia que hoy anidan en mi colon irritable, amores hechos de milhojas que se deshicieron al primer mordisco, petardas que preguntan por qué me pongo tan mona, ocupas de mi agenda que dicen ser mis íntimos, familias deshechables...
Y con todo este conglomerado de torbellinos emocionales, yo me pregunto si vale de algo el polvo que ennegrece mis dedos. ¿Es necesario? ¿Acaso me lo merezco? ¿Debí zafarme de las vivencias que hoy ensucia? ¿Fueron realidad los capítulos de mi biografía o tan sólo una percepción? Este tapiz, esta nube que acabo de soplar... ¿Acaso no era mejor que reposase en el incierto orden que dicen que agrupa las moléculas? ¿Acaso no es mejor dejar de formar recuerdos para después no necesitar ordenarlos?
Voy a probarlo una temporada. Viviré el presente y formatearé mi disco duro.
Luego no me preguntéis qué tal me ha ido, porque seguramente no lo recuerde. Tal vez elija el Día de la Marmota para repetir eternamente. O mejor, elegiré el 27 de Marzo, me planto en este día, que además, es el Día Mundial del Teatro... No está mal, ¿no?

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas tú?

Coloca este banner en tu blog

BannerFans.com
anunsit4nnGB
ofertas vuelos londres
directorio web Directorio YAAQUI de Bitácoras y Weblogs Personal directorio web Buzzear (ES) Directorio de enlaces - COMpartimos.NET blogarama - the blog directory Más tráfico para tu blog blogs The House Of Blogs